Madre a hija: Increíbles sugerencias para fomentar una gran relación


Relación madre-hija

Relación madre-hija

  1. Déjala que cometa errores y que aprenda de ellos. No le resuelvas todo, así la ayudarás a ser independiente y emprendedora
  2. Escríbele notas y ponlas en su lonchera o bolso. Sorpréndela con gestos de amor.
  3. Has de la cena (comida) un momento sagrado. Todos tienen que estar presentes y todos serán escuchados (Uno de mis favoritos).
  4. Has palomitas de maíz y pon la película favorita de tu hija. Siéntate con ella a mirarla aunque sea tu quinta vez viendo la misma película.
  5. Cuéntale historias tuyas de cuando eras pequeña y de tu familia.
  6. Hagan un lindo picnic juntas aunque sea en el jardín de la casa. Planéenlo juntas
  7. Enséñale a disfrutar de una biblioteca y de los libros
  8. Enséñale a subir un árbol, hacer los “monkey bars”, a ser fuerte y a no tener miedo.
  9. Escriban poemas juntas. Les va a encantar leer estos poemas en algunos años.
  10. Más temprano que tarde va a escuchar sobre alcohol, sexo y drogas, háblale tú antes que los demás.
  11. Caminen por la orilla del mar o en una montaña.
  12. Déjala que use tus tocones, maquillaje y accesorios para jugar en la casa. Asegúrate que ella entienda que esto no se hace para salir a la calle hasta que tú lo consideres apropiado
  13. Enséñale buenos modales desde temprana edad y ponlos en práctica en el día a día
  14. Mándale alguna nota o tarjeta postal cuando estés fuera de casa
  15. Enséñale a dar gracias a Dios cada mañana y a celebrar el nuevo día
  16. Enséñale a ser ordenada y mantener sus cosas limpias y arregladas.
  17. Llévala contigo al trabajo alguna vez; le encantará ver lo que haces. Déjala hacer algo, se sentirá muy importante.
  18. Mantén presente que siempre te está observando: como  tratas a tu familia y en general como llevas tu vida.
  19. Nunca la hagas sentirse responsable por tus frustraciones y rabias a menos que ella sea la culpable.
  20. Déjale saber lo orgullosa que te sientes por sus habilidades y logros y no recalques constantemente su belleza exterior.
  21. Recuerda que la forma de lograr tener conversaciones  profundas con tu adolecente es empezar cuando es pequeña.
  22. Enséñale a que preste más atención a lo que la gente es en lugar de lo que la gente tiene.
  23. Prepárala para las presiones sociales en el colegio; lamentablemente cada  vez comienzan más temprano.
  24. No caigas en el juego de que está bien para una niña de 8 años mostrar su barriga, pintarse las uñas y usar brillo en los labios para salir.
  25. Enséñale juegos que los barones también disfrutan; carritos, trenes, pelotas, cuerdas.
  26. Ayúdala a desarrollar su amor por la naturaleza: acuéstate con ella a mirar las estrellas, busca pequeños animales o simplemente siéntate a contemplar el mar o el lago.
  27. Enséñale a escribir notas de agradecimiento
  28. Enséñala a disfrutar de ser una niña, tendrá tiempo suficiente de ser una mujer.
  29. Acuérdate que ganará confianza en sí misma cada vez que haga algo fuera de su zona de confort; no la limites a lo que le es cómodo y fácil.
  30. Asegúrate que sepa que quizá ustedes no piensan igual o no están de acuerdo en algunas cosas pero que tu amor por ella es incondicional y que siempre estarás ahí.
  31. Disfruta cada momento que ella quiera estar contigo; esto no será siempre así.
  32. Fomenta las visitas a casa de la abuela y la familia; por alguna extraña razón las abuelas y las nietas les gusta estar juntas.
  33. Acepta que cuando tenga cierta edad ella no va a querer decir todo lo que piensa y tú tampoco lo querrás saber.
  34. Ayúdala a identificar sus fortalezas y a que trabaje en sus debilidades.
  35. Admite que muchas veces la vida social en el colegio es muy competitiva: calificaciones, amigos, deportes, popularidad, look. Reconoce que vive bajo presión.
  36. Pon en práctica cuatro reglas básicas: no se voltean los ojos, no se tiran las puertas, no se grita y se respeta.
  37. Ensénale a respetar a los maestros.
  38. Tendrás momentos en que te sentirás que tu trabajo de mamá ha sido maravilloso y que estás teniendo los resultados esperados y otras veces te sentirás convencida de lo contrario. Estos sentimientos son normales.
  39. Recuérdale que ninguna de las dos tiene siempre la razón pero que tú siempre serás la mamá
  40. No dejes que su humor (o mal humor) gobierne el ambiente de la casa. Esto sería totalmente insano.

Las 5 reglas básicas

  1. Se su madre y no su amiga
  2. Déjala que viva su vida y que tenga sus propios sueños. No trates de hacer su vida la tuya.
  3. Sé una mujer con confianza en ti misma.
  4. Sé una buena esposa. Tú influirás en su futura relación de pareja
  5. Está consciente que tu meta no es ser el centro de su vida para siempre si no enseñarla a ser independiente.

Suscríbete a mi blog (RSSE-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Espero tus comentarios!

Bookmark and Share

Menos estrés y más gozo: Disfrutando más de nuestros hijos


Disfrutando de nuestros hijos

Disfrutando de nuestros hijos

Tengo que empezar por decir que padres sin estrés es casi un mito pero la meta es encontrar formas de disfrutar de nuestros hijos sin preocuparnos y estresarnos tanto sobretodo por cosas que no están pasando y que quizá nunca van a pasar.

Los padres siempre tenemos algo de estrés y hay muchos ejemplos para describir a lo que nos enfrentamos día a día: lidiamos con malas noches, con pataletas, con los que son súper “picky” para comer y es una lucha constante para que se metan un bocado, con las tareas o deberes escolares, etc. Por ejemplo, yo me estreso muchísimo cuando mis hijas están enfermas aunque lo único que tengan sea unos mocos y tos y concientemente sepa que están bien y todo va a pasar.

Preocuparse por estas cosas no es lo peor de todo, lo peor es preocuparnos por cosas que no están pasando y que a lo mejor nunca van a pasar. Estar preocupado por lo que podría pasar en el futuro crea un gran estrés en muchos padres. Nos preocupamos por accidentes que podrían tener nuestros hijos, si cuando sean grandes van a ser felices, van a encontrar una buena pareja, van a ser competentes, van a ser capaces, inteligentes, etc. Nos preocupamos constantemente por cosas que están fuera de nuestro alcance.

Tratemos de encontrar paz y disfrutar de nuestros hijos. Paz no quiere decir no tener nunca estrés, quiere más bien decir tomar el estrés así como va viniendo y no dejar que se apodere de nosotros. Tenemos muchísimo que aprender en nuestro camino como padres pero por ahora se que da muy buenos resultados sonreír, respirar profundo y darle a tu hijo un gran abrazo.

No es siempre fácil seguir el camino hacia la paz y la tranquilidad pero debemos proponérnoslos cada día.

Camino hacia la tranquilidad

Camino hacia la tranquilidad

Camino hacia la tranquilidad

  • Saluda a tu hijo cada mañana con una sonrisa, un abrazo y unos buenos días! Te aseguro que todos queremos que nos saluden así cada mañana.
  • Enséñale a tu hijo a hacer su cama, recoger su ropa, cepillarse los dientes, preparar el desayuno, amarrarse los zapatos, etc. Lo harás más independiente y más seguro de sí mismo. Ya se que necesitamos mucha paciencia para enseñarles estas cosas y que tenemos que enseñárselos una y otra vez. Déjalos que traten, corrígelos y también déjalos que cometan errores, irán mejorando con la práctica. Ellos gradualmente serán más independientes y tú tendrás menos tareas que hacerles a ellos.
  • Léele a tus hijos frecuentemente: es una manera excelente de compartir con ellos, educarlos y explorar cosas nuevas reales o imaginarias.
  • Juega, juega y ríete: juega al escondido, a preparar un té aunque sea imaginario, a las muñecas, a los legos, etc. Fomenta el juego, es importante para el desarrollo.• Los niños son un regalo de Dios y no serán niños por mucho tiempo. Disfruta cada momento, goza y saborea este milagro de la vida y agradece lo afortunada que eres de tener hijos.
  • Comparte con tu hijo lo que te gusta hacer a ti. Sal a hacer ejercicios con ellos, prepara una rica cena, hornea una torta o unas galletas, acuéstate en la grama del parque y ten una conversación, mira las nubes, teje, cose. No importa lo que sea que te gusta hacer, la idea es compartir.
  • Háblale y explícale lo que va a suceder, lo que va a vivir, lo que va a experimentar. Trata de adelantarte a los acontecimientos. Esto hace que las nuevas experiencias que va a tener sean mucho más fáciles de digerir y disfrutar.
  • Si sabes que hiciste algo mal y sientes que cometiste un error, perdónate a ti misma y no te castigues por tu error, todos cometemos muchos errores. Ellos también aprenderán a seguir adelante con la mejor disposición cuando cometan errores.
  • Enséñales buen comportamiento y marca los límites. Define lo que es aceptable y lo que no es. Debe haber siempre un trato de respeto y armonía. Estas son cosas que no se aprenden en un día pero ten paciencia y se constante. Dentro de los límites ofréceles libertad.
  • Dales espacio y tiempo a tus hijos. No los inscribas en demasiadas actividades extracurriculares, esto por lo general provoca estrés en niños y adultos. Déjalos que salgan a jugar libremente, esto es súper sano.
  • Para ayudar a aliviar el estrés sal a dar una caminata o a correr. Correr al aire libre y en solitario te alimenta el alma y la tranquilidad.
  • Una de las cosas que más ayuda a facilitar la crianza es formar equipo con tu pareja. Estén del mismo lado y en un mismo frente.
  • Enséñales a dar amor y a ser bondadosos. Esta es una gran lección.
  • Dales un beso de buenas noches y agradece por otro día hermoso que pasaste en compañía de tus hijos y tu familia.

¿Cómo combates el estrés?, ¿Qué disfrutas haciendo con tus hijos?. Espero tus comentarios


Suscríbete a Blog Para Mamas (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y feliz semana

Bookmark and Share

Ser un buen padre

Un día de paseo en canoa

Un día de paseo en canoa

Ya se que el día del padre pasó hace ya algún tiempo pero nunca es tarde para publicar lo que escribí para ese día.  Además,  son pensamientos y sugerencias que no caducan entonces porque no compartir esta pequeña guía del buen padre. La verdad, es del buen padre y la buena madre.

Comparte con tus hijos  

Si compartes con tus hijos tienes mucho más posibilidades de ser un buen papá. Está ahí cuando se les cae un diente, cuando metan un gol en el partido de futbol, cuando quieren jugar al escondite, cuando se dan cuenta de que ya saben leer,  cuando necesitan contarle a alguien lo que les pasó y quizá un hombro disponible para echar una lagrima.  Si estás ahí cuando te necesitan y cuando no, ya estás siendo un gran padre.

Demuéstrales tu amor

Si tú realmente quieres a tu hijo él/ella lo sabrá. Lo sabrá por tus miradas de alegría al verlo al amanecer, por el abrazo de buenos días que le das, porque le lees libros, porque juegas con él/ella,  porque te ríes con él/ella, porque sonríes cuando lo ves feliz y te pones triste cuando lo ves sufrir. Todos estos gestos diarios y constantes le demuestran tu profundo amor pero no dejes de decirle con palabras lo mucho que lo quieres.  

Estar presente

Estar presente no significa solo estar con ellos en la misma habitación si no realmente estar presente de cuerpo y MENTE. Eso quiere decir que realmente escuches cuando te cuenten algo, que prestes atención a lo que te quieren comunicar, que hagas preguntas y que muestres tu interés. Para eso lo mejor es apagar el celular, la televisión y la computadora y dedicar ese tiempo a compartir de verdad.

He estado recopilando una lista de sugerencias sencillas (algunas) y específicas para compartir más con nuestros hijos.  Hay algunas de ellas que me cuestan muchísimo a mí, como por ejemplo,  no sobreprotegerlos y dejarlos que cometan errores. Trato de trabajarlo pero a veces es más fuerte que yo.  Son muchas pero algunas muy sencillas, aplica todas las que puedas, mientras más mejor.

  1. Canta y baila con ellos.
  2. Corre con ellos.
  3. Juega pretendiendo ser lo que no eres.
  4. Léeles (mejor si es todos los día).
  5. Cuéntales chistes e historias cómicas.
  6. Pinta con ellos.
  7. Cocina con ellos.
  8. Fílmalos cuando ellos son las estrellas.
  9. Se un buen ejemplo (alimentación, salud, disciplina, deportes).
  10. Enséñales a ser independientes (otro que me cuesta).
  11. Enséñales a pensar y no solo a obedecer.
  12. Enséñales a ser autodidactas
  13. No los sobreprotejas
  14. Demuéstrales que estás orgullosos de ellos
  15. Déjalos que comentan errores
  16. Muestra interés por lo que a ellos les interesa y no los descalifiques.
  17. Enséñales a trabajar con pasión.
  18. Enséñales a montar bicicleta, a patinar…
  19. Siéntanle a jugar juegos de mesa con ellos.
  20. Salgan juntos a hace un paseo caminando por el bosque o por la playa.
  21. Enséñalos a usar un cuchillo
  22. Has deporte con ellos aunque no tengan tu nivel. Ten paciencia
  23. Se honesto
  24. Cumple tus metas
  25. Quiere a tu esposa/esposo
  26. Ten pelea de almohadas
  27. Se feliz contigo mismo


Suscríbete a Blog Para Mamas (RSS | E-mail) y recibirás los artículos tan pronto sean publicados.  Gracias y que pases una feliz semana.

Bookmark and Share

Involucrate en la crianza y educación de tus hijos

Involucrate en la educación de tus hijos

Involucrate en la educación de tus hijos

Definitivamente estar involucrado en la crianza y educación de nuestros hijos conlleva SIEMPRE a mejores resultados que no estar involucrado de ninguna manera. Luego, la forma en que lo hagamos puedes ser más positiva o un poco menos positiva

Como padres somos la influencia más grande en la educación y vida de nuestros hijos. Debemos ofrecerles un ambiente donde exista amor y respeto y al mismo tiempo disciplina y estructura, sin olvidarnos de fomentar su independencia. Ya se que no es fácil y que a veces estamos cansados y no tenemos paciencia para lidiar con malcriadeses pero porque no hacer un esfuerzo cuando sabemos que es en beneficio de quienes más queremos.

Mientras más temprano te involucres en la educación de tu hijo mejores serán los resultados. Cada día se nos presenta una nueva oportunidad de involucrarnos en sus vidas y en su educación. Inclusive si nunca lo has hecho, nunca es tarde para empezar. Aquí te dejo unos tips que puedes poner en práctica para involucrarte en la educación y formación de tus hijos.

1-     Relacionate con las personas que están involucradas en la educación de tus hijos: maestras, directores, asistentes, etc.  Habla con los profesores de tus hijos de forma regular. Si te es posible ofrecete como voluntaria para participar en distintas actividades en el salón de clases y en los diferentes eventos del colegio. Mantente informada sobre lo que están aprendiendo   No esperes a que te convoquen a una reunión para hablarte de los problemas que está teniendo tu hijo o no te desaparezcas si todo va bien. Trabaja en la biblioteca. No le des a tu hijo atención especial cuando estés ayudando en el colegio. Les cuento, por ejemplo, que mis hijas van a clase de gimnasia conmigo (yo soy la profesora) y durante la clase me llaman Ms. Elena. Las otras mamás se mueren de la risa.

Demuestra tu amor y felicidad

2-     Déjale saber a tu hijo lo importante que él/ella es para ti: tu hijo no necesita que estés todo el tiempo cerca de él/ella pero necesita que realmente estés presente cuando estés con él. Juega con él, investiga que es lo que más le interesa, has preguntas, y realmente escucha las respuestas. Tu hijo necesita un poco de tí cada día. Por lo menos unos minutos de presencia real, sin computadora, sin TV, sin celular y sin pensamientos acerca de lo que está en tu escritorio y te falta por hacer. Dejarles saber a tus hijos lo importante que son para ti es como darles una  inyección de felicidad

3-     Enseñales a tus hijos y no asumas que todo lo aprenderán en el colegio: no importa si tu hijo va a un colegio público o privado o si hace “home schooling” nosotros como padres debemos completar muchos espacios vacios o blancos que son muy importantes para la formación global de nuestros hijos. Hay muchísimas habilidades (y ni hablar de valores y modales) que no se aprenden en la escuela y que son importantes a la hora de formar buenos hombres y mujeres del mañana. Utiliza las bibliotecas locales, ten libros y revistas interesantes en tu casa. Leele cada día a tus hijos.

4-     Limita la exposicion de tus hijos a los medios: si limitas la exposición de tus hijos a los diferentes medios de comunicación, estarás ayudando a promover  su creatividad, su atención, su desarrollo y su serenidad.  Muy pronto tu hijo/a tendrá una exposición a los medios mucha más intensa de lo que anticipas. Limítala mientras esté en tus manos. Se que muchas veces puedes ser más fácil encender la television  pero creo que podemos enseñarles a nuestros hijos a no siempre escoger la vía más fácil.  Más adelante monitorea lo que ven y lo que publican en las redes sociales.

5-     Crea un ambiente para el aprendizaje: conversen de distintos temas mientras cenan todos en familia, has juegos, adivinanzas, cuentales una historia de tu vida que no conozcan, compara algo que te paso a tí con algo que ellos están viviendo en este momento, háblales de los abuelos, de los tios, de donde viven, de que hay en esos países, que idioma se habla, que hora es allá. Salgan a ver las estrellas, la luna. En fin, se trata de aprovechar los momentos para aprender y disfrutar. Me referí ya a leer diariamente?

6-     Sal con tus hijos: ve al zoológico, al museo, a una biblioteca, a pescar, a una boda, a un bar mitzvah. Explicales porque se hacen este tipo de celebraciones, que significan, la importancia que tienen, hablale sobre las tradiciones.

7-     Se un buen ejemplo: quiza este es el más importante de todos. Los niños hacen lo que ven y no lo que les digan que tienen que hacer. Si quieres que sean felices expresa tu felicidad, si quieres que sean respetuosos y disciplinados empieza siendolo tu misma – llevalo al colegio a la hora que debe entrar, no permitas que falte al colegio porque no se pudo levantar en la mañana, sigue las reglas del colegio, etc. Recuerda que por lo menos en este momento la persona de más influencia en la vida de tu hijo eres tu.

Aprender es demasiado importante para dejar toda la responsabilidad en manos de los maestros.

¿Cómo te involucras tu en la educación de tus hijos?, ¿qué haces para estar presente? Espero tus comentarios

 Suscríbete a Blog Para Mamas (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y feliz semana

Bookmark and Share

Como educar niños responsables y respetuosos

Niños responsables y respetuosos

Niños responsables y respetuosos

Proteger a nuestros hijos de los sufrimientos o fracasos no es exactamente lo mejor que podemos hacer. Debemos orientar nuestro trabajo de padres planteándonos metas a largo plazo, pensando en lo que queremos que sean cuando adultos  y no enfocándonos en resolverles sus necesidades diarias. Los debemos educar para ser buenos hombres y mujeres.

Si quieres enseñar a tu hijo a saber enfrentar y aprovechar los fracasos tienes que empezar desde que es niño, si no luego es tarde. No trates de resolver todos sus problemas o de evitárselos, en vez de beneficiarlo le estarás haciendo un daño y más adelante, cuando sea un adulto, no sabrá cómo hacerlo. 

En el mundo de hoy muchas veces los padres estamos seducidos por nuevos métodos de educación más permisivos, donde se exige mucho menos respeto y donde las responsabilidades no existen o son muy limitadas. Métodos alejados de la educación tradicional basada en respeto a los padres, a los mayores, al medio ambiente y al mundo en general y donde se tienen responsabilidades desde muy temprana edad.

Muchos padres hoy en día operamos en base a satisfacciones y goles inmediatos. Si por el contrario, tienes siempre presente tus metas a largo plazo tus decisiones de hoy serán muy diferentes a si te enfocas en resolver y satisfacer las necesidades y requerimientos actuales.

Ponles tareas desde niños

Ponles tareas desde niños

Prepara a tu hijo para el camino de la vida y no te enfoques en prepararle el camino.

 1)   Enséñalo a ser responsable desde temprana edad. No lo ayudes con la tarea o el proyecto la noche antes de que lo tiene que entregar. Ese día te sentirás mal por no haberlo ayudado pero será una gran enseñanza para la vida.

2)   Dale responsabilidades y tareas a tus hijos. Los niños necesitan tener responsabilidades y participar de los quehaceres y actividades de la casa. No todo es ver televisión y jugar videos.

3)   No trates de resolver todos los problemas de tu hijo, déjalo que él/ella se defienda por sí mismo. Deja que él/ella sea el que hable con su maestro, que resuelva solo su problema, que se disculpe con quien tuvo una mala conducta, que arregle su inconveniente con su hermana (o) o con su amiga (o), no intervengas constantemente.

4)   Ante los ojos de tus hijos, respalda la autoridad de otras personas importantes en sus vidas, como por ejemplo las decisiones de los maestros o entrenadores. No disculpes constantemente una mala calificación o un mal comportamiento.

Suscríbete a Blog Para Mamas (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y feliz semana. 

Bookmark and Share

Prepárate y edúcate para tener a tu hijo

Edúcate  y prepárate para tener a tu hijo

Edúcate y prepárate para tener a tu hijo

Nos educamos y preparamos para muchísimas cosas a las que nos enfrentamos en nuestra vida: para una entrevista de trabajo, para una competencia deportiva, para un nuevo empleo, pero pocas, mujeres y hombres, se educan y preparan para la tarea más importante de nuestras vidas: traer al mundo un bebé, educarlo, y darle las herramientas necesarias para tratar de que sea feliz.

Es esencial educarse y prepararse para que situaciones básicas y comunes que atravesamos durante el embarazo, el parto y la crianza de nuestros hijos no nos tomen totalmente desprevenidos. La idea es reaccionar y actuar de la forma que consideramos más inteligente basada en educación y conocimiento, y sí, algo de instinto. 

¿Qué es importante saber antes de tener un hijo?

Es importante, por ejemplo, que sepas que puedes y debes  preparar un plan de parto para traer a tu bebé al mundo de la forma que tú quisieras, que debes  mantenerte informada sobre tu embarazo y tus síntomas para poder entender lo que está pasando contigo y con tu bebé y de esta forma poder tomar tus decisiones de una manera inteligente, manteniendo siempre una comunicación efectiva con tu médico y no dejarte llevar a ciegas por sus recomendaciones.

Es importante que sepas que tienes la posibilidad de exigirle al pediatra que le separara la puesta de vacunas a tu bebé  y que sepas por qué hacerlo. Es importa saber cuales son los beneficios de la leche materna tanto para el bebé como para ti.  No solo sus beneficios alimenticios sino también con respecto a la salud de ambos. 

Es importante que sepas que no sólo es sano si no que es normal que un bebé no duerma toda la noche por un tiempo, que es normal, con un bebé recién nacido, sentirse  agotada y que a veces te provoque salir corriendo, que tu bebé coma a veces bien y a veces no como nada o muy poco, que un bebé puede crecer sano y fuerte sin nunca haber tomado un tetero, biberón o botella y que es posible, y conveniente, alimentarlo solo con leche materna. También es bueno que sepas que es normal para una madre tener miles de preocupaciones y temores y que lo más importante es buscar ayuda cuando creas que la necesitas y confiar en tus instintos y decisiones.

Edúcate para criar a tu hijo

Edúcate para criar a tu hijo

Es importante que nunca supongas que tu bebé no entiende, por más pequeño que sea no lo subestimes. Los bebés saben y entienden mucho más de lo que te imaginas. Es importante hablarle a tu bebé  desde el momento en que nazca y tratarlo de entender con cariño, respeto y mucha paciencia. Es importante explicarle lo que le estás haciendo y porque se lo estás haciendo.  Es importante que él/ella reciba no solo todo tu amor sino también todo tu respeto. 

Es importante saber los beneficios de aplicar una rutina desde que nazca tu bebé. Los beneficios para ti, para él y para el resto de la familia.  

Es importante que sepas que  todas las decisiones con respecto a tu bebé son tus decisiones y no tienes porque, necesariamente, seguir todas las pautas consideradas “la norma” y seguir todos los patrones establecidas por la sociedad, por la conveniencia de los médicos o por la rentabilidad de los sistemas de salud o de las aseguradoras.

Prepárate para esta etapa de tu vida y trata de tomar las mejores decisiones para ti, tu bebé y tu familia basada en educación e información.

Suscríbete a mi blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Bookmark and Share