Día del Padre

Tagged Under : , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Dia del Padre

Dia del Padre

Hay muchísimas maneras ser un gran padre pero como todo en la vida; siempre hay espacio para mejorar. Aquí les dejo algunos tips súper buenos. Feliz día del padre.

1.    Pon los intereses de tus hijos primero ¿Te gusta beber o fumar? Sabes que no es bueno para ellos, y tú estás dando un ejemplo con todo lo que haces. Si quieres que coman sano y hagan ejercicios empieza dando el ejemplo. Es importante cuidarte tú porque de lo contrario no podrás hacerte cargo de ellos; además copiaran tus hábitos y ejemplos; sean buenos o malos.

2.    Protégelos. Como padre, una de tus principales funciones es ser protector. Hay muchas maneras de hacerlo y el día a día está lleno de momentos en donde puedes demostrar tus funciones protectoras. Enséñales buenos hábitos de seguridad: usa el cinturón de seguridad en el auto y has que ellos lo usen, asegúrate que utilizan su silla del auto si están por debajo de cierta edad y peso. Enséñalos a cruzar una calle, a usar el casco de la bicicleta y a navegar en internet de una manera segura. La protección financiera también es importante: ten seguro médico, seguro de auto, fondo de emergencia, y muy importante ten un testamento donde dejes por escrito quien se haría cargo de ellos en caso de ausencia física o incapacidad de los padres.

3.    Dedícales tiempo. Cuando llegues a casa del trabajo dedícales un tiempo a conversar, a ver cómo les fue, que tienen para contarte o compartir. Ya sé que a menudo estamos cansados y sólo queremos llegar a relajarnos pero este es muchas veces el único tiempo que tenemos con ellos durante los días de la semana; no debemos desperdiciarlo. Aprovecha este tiempo para averiguar acerca de su día, échate en el sofá con ellos y conversa. Los fines de semana dedícales tanto tiempo como sea posible. Antes de que te des cuentan habrán crecido y ya no querrán pasar tanto tiempo contigo. Aproveche estos años. Lo que los niños más quieren de sus padres es que les dediquen tiempo.

4.    Dale abrazos. Los papás no deben tener miedo de mostrar afecto. Los niños necesitan el contacto físico, y no sólo de sus mamás. Acurrúcate con ellos, abrázalos, ámalos.

5.    Juega con ellos. Sal a la calle, al parque, al patio a jugar y hacer deportes. Ten una pelea de almohadas, juega juegos de mesa; arma un rompe cabeza o un lego; no te limites a ver televisión.  Muéstrales cómo divertirse.

6.    Haz las “tarea de mamá” aquellas que tradicionalmente se consideran tareas de mamás. Empieza desde bebé a fomentar la relación con tus hijos; cambia los pañales, dale un biberón de la noche, dale la medicina, córtale las uñas, báñalo. Los papás deben ayudar tanto como puedan, compartiendo este tipo de tareas por igual si es posible. Si eres papá de un bebé este es el momento perfecto para vincularte con tu hijo, es la manera de comenzar una estrecha relación de por vida con tu hijo. Andrés, mi esposo para quienes no lo sepan, prepara el desayuno de los fines de semana y según las niñas es el mejor desayuno del mundo.

7.    Léeles. Esta es una de las cosas más importantes que puedes hacer para tu hijo. En primer lugar, es divertido leer y mucho más divertido cuando podemos compartir la maravilla de los libros con nuestros hijos. En segundo lugar, les estarás enseñando una de las habilidades más importantes que les será increíblemente útil por el resto de sus vidas. En tercer lugar, vas a pasar tiempo con ellos, van a estar sentados o acostados juntos, y estarán disfrutando de su mutua compañía.

8.    No contradigas a mamá. Sean un mismo frente ante los hijos aunque en privado tengan algunas diferencias. No contradigas a su madre delante de ellos, no pelees con ella delante de ellos, y muchísimo menos nunca abuses de ella. La forma en que un padre trata a la madre de sus hijos afecta la autoestima de los niños, y la forma en que van a tratarse a sí mismos y/o las mujeres (y si son mujeres verán con normalidad que un hombre las trate con abuso). Se amable, respetuoso y amoroso. Recuerda siempre trabajar en equipo y no contradecir lo que diga el otro.

9.    Enséñeles autoestima. Esta es quizá la más importante de todas. Cómo los puedes ayudar a tener una buena autoestima? Mostrándoles que los valoras. ¿Cómo?   Lo más importante y aquí pongo negrillas aceptándolos y valorándolos tal cual son, pero desde el fondo de nuestro ser. Si, y aquí quiero ser muy enfática, los seres humanos tenemos expectativas y cuando se trata de nuestros hijos, pues mucho más, entonces en el fondo quisiéramos que fuera más popular, o más deportista o más pila. Eso nos frustra y lamentablemente nos hace perdernos del maravilloso ser que tenemos. Se nos va la energía en querer convertirlos en nuestro ideal en lugar de, a través de nuestra profunda aceptación y valoración de su propio ser, ayudarlos a potenciar sus virtudes y a convertirse en la mejor versión posible de ellos mismos. Para los hijos lo más importante es sentirse aceptados y valorados por sus padres y aunque no lo creas ellos perciben tu verdadero sentimiento, así que si quieres tener hijos con alta autoestima, esta es la mejor herramienta que te puedo dar. En resumen que se sientan verdaderamente valorados y que agradan a sus padres.

También es muy importante pasar tiempo con ellos, escucharles, pero de verdad, hablarles, destacar sus fortalezas y logros, alentándolos a seguir adelante a luchar y no criticarlos constantemente. Recuerda que tú no eres perfecto y ellos tampoco.

10.  Enséñeles acerca de las finanzas. Desde una edad temprana puedes enseñarle a tus hijos el valor del dinero, cuánto cuestan las cosas, cómo ahorrar para llegar a una meta, cómo ganar dinero y cómo administrarlo correctamente.

11.  Ocúpate de ti. Ser padre no significa que debes renunciar a tu vida. Es importante que te cuides, que disfrutes haciendo lo que te gusta, que cuides tu salud -comiendo sano y haciendo ejercicios- que pases tiempo con tus amigos. que seas feliz.


Cuidado con el sobrepeso y la obesidad en los niños: 3 soluciones básicas

Tagged Under : , , , , , , , , , ,


Cuidado con la obesidad y el sobrepeso

Cuidado con la obesidad y el sobrepeso

Desde 1980 la obesidad en los niños y adolescentes se ha triplicado en Estados Unidos y esta cifra es pero aún en la comunidad hispana. Hoy en día uno de cada 3 niños y adolescentes tiene sobrepeso y en la comunidad hispana el 40% de los niños tiene sobrepeso o es obeso.

Horror!!!! Hay que hacer algo urgente porque las predicciones sugieren que la generación de los niños de hoy morirá a una edad más joven que sus padres; esta sería la primera generación en la historia que muere más temprano que sus antecesores. Esto se deberá principalmente a enfermedades relacionadas con la gordura; como diabetes y problemas del corazón. La diabetes pasó de 30 millones en 1985 en el mundo a 346 millones en 2010.

Hace 30 años la mayoría de la gente vivía un tipo de vida en el que se mantenía un peso sano. Los niños caminaban a los colegios, había recesos donde se jugaba a la pelota, a correr, a saltar la cuerda, etc. Además después del colegio se reunían con los otros niños del vecindario a jugar toda la tarde. Las comidas se cocinaban en casa, se servían porciones “normales / moderadas” y se  comía mucho más vegetales y frutas. Comer comida rápida era raro.

Hoy en día el ritmo y estilo de vida de los niños es muy diferente. Son muy poco los que caminan  al colegio, los recesos son cada vez más cortos y estructurados, la tarde es de televisión, computadoras y video juegos. Los padres, cada vez más atareados, paran a comprar comida ya lista y las meriendas entre comidas son constantes y malas.

Los niños y adolescentes entre 8 y 18 años usan las computadoras, juegos de video, celulares y televisión un promedio de 7.5 horas al DIA. Solo un tercio de esta población hace la actividad física que se recomienda hacer a diario. El promedio del consumo de azúcar de niños y adolescentes es 32 cucharaditas al día cuando la dosis recomendada es entre 3 y 8.

Conversando con una gran amiga, Alessandra Pluchino, médico, nutricionista, atleta y con doctorado en kinesiología y ciencias del deporte en la Universidad de Miami; quien además ha trabajado con enfermos diabéticos ayudándolos a reorganizar su vida y su alimentación para mejorar su salud, me comentaba los 3 pasos SUPER básicos e importantes a seguir.

1-      Caminar, caminar, caminar (para los adultos). Los niños llevarlos al parque (sin ningún electrónico, por supuesto), ellos se encargarán de montarse en la barra, correr tras una ardilla o pelota, etc. Exponerlos al aire libre y a que se muevan.

2-      Comer todo aquello que provenga de la naturaleza, en su forma más básica.

3-      Si se va a comprar algo empacado mientras menos ingredientes haya en la lista mucho mejor. Sabías que el primer ingrediente listado es el que más contiene el producto. Es decir, si sale azúcar de primero eso es lo que más contiene ese producto.

Manos a la obra! Queremos mucho a nuestros hijos como para dejar que mueran a temprana edad y sufriendo de enfermedades que se pueden evitar con una vida sana y balanceada. Seamos ejemplo.

Suscríbete a mi blog (RSSE-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una feliz semana.

Espero tus comentarios!

No tengo tiempo

Tagged Under : , , , , ,

Hace poco escribí sobre la necesidad de volver a lo básico en este mundo acelerado en el que vivimos y parte de la “norma” de este mundo es no tener tiempo para nosotras (madres),  para cuidarnos a nosotras mismas.

No excusas - Comienza a hacer ejercicios

No excusas - Comienza a hacer ejercicios

En este artículo me refiero  específicamente  a tiempo para hacer ejercicios y su importancia para nuestro bienestar y nuestra salud.  Es cierto que cada vez es más difícil encontrar tiempo para hacer ejercicios pero también es cierto que muchas veces perdemos tiempo en cosas que no nos aportan nada, o muy poco.

Tengo que empezar por decir que no soy persona de gimnasios y lo comprobé una vez más hace un par de años cuando me inscribí en uno súper bueno (y caro) y creo que fue el año en que menos ejercicio he hecho. No iba porque me tardaba mucho entre llegar allá, hacer la clase, bañarme, vestirme y llegar nuevamente a trabajar y tampoco salía a la calle, al parque o a la playa a hacer ejercicios porque pues ya estaba pagando un gimnasio para eso.

¿Qué hago ahora? Ya no estoy en ningún gimnasio. Ahora salgo a correr, al parque a hacer ejercicios o a nadar en la playa cuando tengo tiempo. ¿Y cuando tengo tiempo? Yo trabajo por las mañanas (soy agente inmobiliario), doy clases de gimnasia a niñas y estoy muy involucrada en el colegio de las niñas.   En las tardes trato de dedícarme  mis hijas a menos que tenga algún cliente que atender.  Entonces lo que hago es que cuando dejo a mis hijas en alguna actividad como gimnasia, piano o natación aprovecho esa hora o media hora y me voy a correr por la calle, o a hacer ejercicios a algún parque que me quede cerca en vez de irme a tomar un café, quedarme conversando con una amiga  o quedarme revisando el celular una vez más.

Aprovecha el tiempo que tienes,  te aseguro que si revisas tu horario encontrarás media hora aquí o allá. Es cuestión de determinación y de realmente querer. Una vez empieces te sentirás mejor, física y mentalmente.  Trata de divertirte, disfruta de la naturaleza y sobre todo empieza ya!!! La idea es hacer algo todos los días, por poco que sea.  Camina, corre,  sube una colina o un puente o una montaña (lo que te quede cerca) has unas planchas, salta cuerda,  guíndate de unas barras o unas paralelas en el parque.  EMPIEZA, luego el ejercicio va agarrando estructura y forma.

Te sentirás inmediatamente con más energía y tu salud comienza a mejorar enseguida. No olvides comer sano, lo más sano que puedas.

Suscríbete a mi blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una feliz semana.

Los bebés alimentados con leche materna no necesitan agua

Tagged Under : , , , ,

El DesteteSabías que no es necesario darle agua a un bebé que sólo toma leche materna. La leche materna está compuesta por 87 por ciento agua y 13 por ciento sólido. Entonces, ¿Para qué más agua?

No agua en los primeros días de nacido: Inclusive en los primeros días de nacido cuando a la madre solo le sale el colostrum el bebé no necesita tomar agua. Con tomar colostrum se mantendrá completamente hidratado (esto por supuesto asumiendo que el bebé está comiendo correctamente)

No agua para bebes
No agua hasta los seis meses: a los bebés que sólo toman leche materna se les comienza a dar agua una vez que comiencen con las comidas sólidas o un poco antes para que se acostumbren y aprendan a tomarla. Unas dos semanas antes de que planees comenzar con los sólidos (por lo general alrededor de los seis meses) puedes empezar a ofrecerle a tu bebé un pequeño vasito con tapa con pedacitos de hielo (no agua con hielo) para que no les salga mucho líquido y se atore cuando chupe. La idea de los hielitos es que se vayan derritiendo poco a poco y les salga agua de a poquito. Además, les divierte el sonido de los hielos en el vaso cuando lo mueven. Esta es una forma en la que aprenden a tomar con vaso de una vez (sin pasar por tetero o biberón) y desde bien pequeños.

No agua para bebes 3
No agua aunque haya mucho calor: aunque haya mucho calor y pienses que tu bebé esta sediento y acalorado es suficiente con que le des leche materna. No tienes que darle agua y mucho menos jugos u otras bebidas refrescantes. Si hace mucho calor dale leche materna con más frecuencia. Una gran cantidad de estudios han determinado que los bebés alimentados exclusivamente con leche materna no necesitan agua. Los estudios se han hecho en sitios muy calientes y húmedos y calientes y secos.

El destete: mientras más gradual mucho mejor

Tagged Under : , , , , ,

Lactancia - Destete

Lactancia - Destete

Dejar de amamantar de forma natural comienza en torno a los 6 meses


El destete es una parte importante de la experiencia de lactar;  mientras más gradual lo hagas será más fácil para ti y para tú bebé. Lo primero es entender que cuando ya se quiere lograr el destete, el pecho se usa única y exclusivamente para dar de comer. Ya no debes usarlo como una herramienta para calmar a tu bebé, para dormirlo o arrullarlo y mucho menos para calmarlo en las madrugadas.

El destete natural empieza en el momento que comienzas a introducir los alimentos sólidos, que es más o menos a los seis meses. Cuando empiezas a darle comida a tu bebé inmediatamente comienza a tomar menos leche materna.


Una vez que comiences a introducir las comidas sólidas empiezas también a reducir el número de amamantadas durante el día. Debes quitar máximo una toma de leche materna al día cada semana. Es decir, si estás amamantando 6 veces al día a tu hijo, la semana siguiente disminuye las tomas a cinco veces al día y la semana siguiente a cuatro tomas al día y así consecutivamente.

Una vez introduzcas la primera comida sólida, por lo general el almuerzo, y el bebé coma lo suficiente para no querer tomar leche después de la comida, ya puedes quitar esa toma. Luego lo puedes hacer con el desayuno y finalmente con la cena.



El destete

El destete

Las tomas de la noche y de la mañana: ¿cómo quitarlas?

Generalmente las amamantadas más difíciles de quitar son la última de la noche y la de temprano en la mañana. La de la mañana la puedes eliminar ofreciéndole el desayuno apenas se despierte (aún cuando sea muy temprano) por unos días hasta que tu bebé se dé cuenta que no quiere pararse tan temprano a que lo sienten en una silla y le den comida con cuchara. Acuérdate que muchas veces más que la leche lo que busca es que lo acurruquen y lo calmen.

La toma de la noche la puedes eliminar sustituyendo la rutina del pecho por cualquier otra. Puede ser hacerle cariños por un rato, sobarle la espalda, la cabeza o cualquier otra parte del cuerpo que le guste, rezarle, cantarle, leerle o simplemente hablarle suavemente mientras lo cargas en tus brazos y cuando esté adormecido pero no dormido ponerlo en la cuna.

Evita el destete repentino

Trata de evitar a toda costa un destete repentino, tú y tu bebé sufrirán mucho más. Si paras de lactar repentinamente podrías desarrollar una infección en tus pechos al cerrarse los ductos por la acumulación de leche. Además, los niveles de hormonas caen abruptamente y puedes más fácilmente entrar en un estado depresivo.

En cuanto al bebé, si paras de amamantarlo de una manera repentina puedes causarle traumas emocionales. Recuerda que el pecho no es sólo la fuente de alimentación del bebé sino su gran nexo afectivo y de seguridad.

No utilices el saca-leche o tira-leche cuando quieras empezar a hacer el destete porque de esta forma tu cuerpo estará produciendo aún más leche.

Suscríbete a Blog Para Mamas (RSS | E-mail) y recibirás los artículos tan pronto sean publicados.  Gracias y que pases una feliz semana.


Obesidad Infantil

Tagged Under : , , , , , , , ,

Mientras más temprano se evite la obesidad mejor serán los resultados

Sobrepreso Infantil

Sobrepreso Infantil

Los problemas que conducen a la tan comentada obesidad infantil pueden empezar inclusive desde el vientre materno y en los primeros años de vida. Los investigadores sostienen que un niño que hasta los dos años ha sido gordo probablemente tendrá problemas de sobrepeso por el resto de su vida.

El tema de la obesidad infantil y como evitarla es cada vez más común. De hecho, en este momento existen diferentes campañas para reducir el consumo de comidas chatarra, jugos y golosinas en las escuelas.  Sin embargo, estudios recientes realizados en Estados Unidos  sugieren que los esfuerzos que se hagan durante la edad preescolar y escolar  no son tan trascendentales como aquellos que se pongan en práctica durante los primeros dos años de vida y hasta en el vientre materno.

Según un artículo publicado en el New York Times,  los resultados de estos estudios indican que cada vez existen más evidencias de que eventos fundamentales y críticos  que ocurren durante los primeros años de vida, en la infancia y en el vientre pueden colocar a un niño en el camino hacia la obesidad y que salir de esta vía después de cierta edad es mucho más difícil.

Las  investigaciones sugieren que los esfuerzos preventivos deben empezar desde muy temprano en la vida.  Los resultados indican que:

1)      Debemos tener cuidado con los bebés gorditos, rellenitos y con rollitos, aunque lucen muy lindos, puede ser que estén creciendo y aumentando demasiado rápido para el beneficio de su propia salud.

2)     Debemos tener cuidado con las madres que fuman durante el embarazo, porque aunque esos bebés por lo general nacen bajos de peso, tiene mucho más probabilidades de sufrir de sobrepeso y obesidad

3)     Debemos tener cuidado con los bebés que duermen muy poco. Los bebés que duermen menos de 12 horas tienen más probabilidades de ser obesos cuando sean más grandes. Si no duermen suficiente y además ven más de dos horas de televisión al día, los riesgos de ser obesos aumentan mucho más.

Gracias a lo que se sabe por estos estudios recientes, algunas de las cosas que se deben poner en práctica desde muy temprano para evitar la obesidad están siendo  cada día más comunes.  De hecho, hoy en día, los doctores recomiendan que las mujeres con sobrepeso, rebajen antes de salir embarazadas para disminuir el riesgo de obesidad y diabetes en sus niños.

Además, para reducir la obesidad, recomiendan lactar al bebé hasta por los menos los seis meses, comenzar los alimentos sólidos alrededor de esa edad y establecer preferencias alimenticias sanas  antes de los dos años, después de esta edad, dicen los especialistas, es muy difícil cambiar el tipo de alimento que les gusta a los niños.

Ejercicios para niños

Ejercicios para niños

Por supuesto que mejorar el tipo de comida en las escuelas y aumentar las oportunidades para hacer ejercicios es importante pero quizás no es suficiente.  Los programas para los colegios son más fáciles de llevar a cabo porque se aplican a grandes cantidades de niños al mismo tiempo pero es necesario hacer otro tipo de campañas dedicada a niños de menor edad.

La mayoría de los programas en marcha o por ponerse en marcha están dedicados a niños de más de tres años o de más de cinco años y excluyen a los bebés y a las mujeres embarazadas.

Al igual que los niños y los adolescentes, los bebés son cada día más y más gordos. Uno de cada 10 niños de menos de 2 años está pasado de peso. El porcentaje de niños de entre 2 y 5 años que son obesos ha aumentado significativamente en los últimos años, de 5 por ciento en 1980 a 12.4 en 2006.

Muchos expertos coinciden en que algo está pasando desde muy temprana edad y que ese algo tiene efectos a largo plazo. Inclusive muchos especialistas les preocupa el sobrepeso de una mujer durante el embarazo porque ese es el primer medio ambiente donde habita el bebé. Además aseguran que los hábitos de sueño y alimentación desde temprana edad son determinantes en el peso de un niño.

Obesidad durante embarazo

Obesidad durante embarazo

Está preocupación se ha incrementado luego de que estudios convincentes demuestran que existe un vínculo directo entre la diabetes estacionaria (la diabetes que se produce durante el embarazo) y las probabilidades de que esos niños desarrollen diabetes. Un niño de una madre que sufrió de diabetes estacionaria tiene 4 veces más probabilidad de desarrollar diabetes durante su vida. Las mujeres que sufren de diabetes estacionaria sobrealimentan a sus bebés mientras crecen es sus vientres.

Los expertos sugieren que se debería tratar de cambiar la actitud cultural de que los bebés gordos son los sanos y que los flacos necesitan más alimentación. (Algunos tips para la hora de la comida)

La obesidad infantil, como señala la Organización Mundial de la Salud, es uno de los mayores desafíos de salud ya que la prevalencia del trastorno ha aumentado a un nivel alarmante.

La OMS calcula que hay más de 22 millones de niños menores de cinco años obesos o con sobrepeso en el mundo.

Temes que tu hijo sufra de sobrepeso? Cuéntanos tu historia.

Suscríbete a mi blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Dile No a los menús infantiles en los restaurantes

Tagged Under : , , , , ,

No a los menus infantiles

No a los menus infantiles

Salir a comer con tus hijos no significa que tienen que comer lo que ofrecen los menús de niños: pizza, macarrones con queso (macaroni and cheese), pollitos fritos (nuggets), perro caliente (hot dogs), papas fritas (french fries), hamburguesas  y alguna otra cosa no muy alimenticia que ofrecen todos los restaurantes, desde los más elegantes y caros hasta los más económicos, sin importar que sean restaurantes, chinos, mexicanos o italianos.

Aunque erróneamente se conocen con el nombre de “kid friendly,” estas comidas  tienen muchas calorías y aportan pocos nutrientes a nuestros hijos.  Según los especialistas, la mayoría de las comidas típicas que ofrecen los menús infantiles pueden tener hasta mil calorías, que es la cantidad que más o menos necesita en un día un niño de entre 6 y 8 años.

Variedad muy escasa y poco beneficiosa.

La variedad que ofrecen los menús infantiles en los restaurantes es realmente escasa y si los analizas es fácil concluir que los inconvenientes superan a las virtudes, sobretodo si tomamos en cuenta que cada día es más común salir a comer afuera y existen familias que lo hacen prácticamente a diario. De hecho, estudios recientes indican que la familia promedio en Estados Unidos sale a comer afuera entre 3 y 4 veces por semana.

Estos mismos estudios concluyen que los que siguen este estilo de vida, toman mucho más sodas, comen menos vegetales y frutas y consumen más grasas y calorías que las familias que por lo general comen en sus casas. Así que si acostumbras a salir frecuentemente a comer tienes que ser mucho más cuidadosa al escoger lo que comes y lo que ordenas para tus hijos.

Desde el punto de vista nutricional, el típico menú infantil aporta muy pocos beneficios por no decir ninguno. Por lo general se basan en alimentos de elevado índice glucémico, que se procesan rápido y se convierten en azúcar. Cuando los niños comen este tipo de comidas es muy común que a las  pocas horas sientan hambre nuevamente. La mayoría de los platos son fritos, por lo que la densidad energética y el aporte de grasas no sólo superan sus requerimientos, sino también la capacidad del sistema digestivo para asimilar esas cantidades.

Además, las porciones que por lo general sirven para los niños son mucho más grandes de lo que necesitan y deben comer. Cuando traigan el plato de comida separa de una vez la porción que crees que necesita tu hijo y deja de lado la otra aparte, de esta forma también se acostumbra a no ver una cantidad de comida exagerada enfrente suyo.

Salir a comer no significa que tu hijo tiene que tomar soda, acostúmbralo a ordenar agua o en todo caso un vaso de leche o algún jugo, y si es natura mucho mejor. Le puedes cambiar el sabor al agua exprimiendo un poco de limón o naranja. Las sodas tienen grandes cantidades de calorías que por supuesto no aporten ningún valor nutritivo.

Salir a comer: una perfecta oportunidad de aprendizaje

Comiendo en resturante con niños

Comiendo en resturante con niños

Si se sabe aprovechar, comer en un  restaurante puede ser una excelente ocasión  para educar a los pequeños en el arte de comer. Salir a un restaurante puedes ser una ocasión perfecta para que los niños prueben nuevos alimentos. Por supuesto, no se trata de pedirle a cada uno de tus hijos un plato de comida de algo que nunca hayan probado para que lo dejen todo y tengas que gastar mucho dinero, pero hay muchas cosas que puedes hacer para sacar provecho a las salidas a comer.

Una de las cosas que funciona es darles a probar de todo un poco de lo que están comiendo los adultos que están en la mesa. Por ejemplo, pide un plato extra y allí servirles un poquito de cada comida que están comiendo los que están compartiendo en la mesa. Por lo general, les llama la atención ver y probar lo que comen los demás entonces porque no aprovechar esta oportunidad para servirles un plato especial a ellos.

También puedes escoger del menú de adultos, que por lo general ofrece mucho más opciones y más sanas, un plato para compartir entre dos o tres niños. Escoge algo que sepas que les guste (pescado, pollo, carne, cerdo, pasta), ordénalo que te lo hagan a la plancha  y si viene con alguna salsa a pide que te la pongan de lado y no encima para que en caso de que no les gustes se pueden comer solo la carne.

Del mismo modo, puedes ordenar un plato para compartir con tu hijo. Escoge algo que creas que les guste a los dos y esto además sirve para dar ejemplo de comer algo sano y rico.

Dales la oportunidad de probar alimentos con texturas y sabores desconocidos, muchas veces les llama la atención y se deciden a comer nuevas cosas. Mientras más temprano empieces a ofrecerles diferentes alimentos estarán mucho más dispuestos a probar y experimentar. Acuérdate que los niños desarrollan una preferencia natural por las cosas que comen a menudo, empieza desde temprano con opciones nutritivas.

Comer afuera con tus hijos te brinda la oportunidad de enseñarles muchas cosas acerca de la comida, y sobre maneras sanas de hacerlo. Estas enseñanzas no son solo para el presente sino también para el futuro, para cuando tenga edad de ordenar por sí solos y salir a comer con amigos. Enséñalos por ejemplo a escoge; déjales saber que es mejor pedir las cosas a la parrilla, que fritas, que es mejor ordenar vegetales al vapor que papas fritas, que es preferible comer pan integral que pan blanco y que es mucho mejor tomar agua que cualquier otra cosa.

Estas sugerencias son mas para aquellos que salen a comer con mucha frecuencia, si solo sales de vez en cuando, y en tu casa tus hijos mantienen una dieta balanceada y nutritiva, en los restaurantes puedes ser más flexible y ordenar cualquier cosa. Sin embargo, bajo ninguna circunstancia debes limitar a tus hijos a comer cosas única y exclusivamente del menú infantil.

Además siempre recuerda que tú eres la gran modelo de tus hijos y ellos están más dispuestos a seguir tus recomendaciones si tu misma las sigues. Así que es hora de ordenar para ti lo que quieres que ellos coman.

Las meriendas

Tagged Under : , , , , , ,

Cuando las meriendas sustituyen a las comidas

Merendando frutas

Merendando frutas

La necesidad de los niños de merendar a toda hora se ha convertido en una epidemia y es casi imposible salir de casa sin cargar algo de comer para darles a los más pequeños, no importa a donde vayamos o por cuanto tiempo.

Lo peor de esta costumbre, no es solo la comedera constante si no que en la gran mayoría de los casos esas meriendas son galletas y chips y casi nada preparado en casa.  Es cada vez más raro ver a los niños merendar frutas, yogurt, queso o zanahorias, por ejemplo.

Las mamás cargan comida (chips, oreos, cheerios, goldfish)  en el automóvil y en la cartera para controlar cualquier momento de ataque de hambre y por ende de mal comportamiento o arrebato. Estas meriendas constantes durante todo el día han ido sustituyendo a las comidas básicas: desayuno, almuerzo y cena y es allí donde esta el mayor problema.

Es muy difícil parar con esta práctica de comer constantemente cuando ya se ha convertido en una rutina, es como tratar de que un niño vuelva a dormir solo en su cuarto después de que ha dormido varios meses en la cama con papá y mamá.

Según muchos nutricionistas especializados en niños, la tarea de los padres es decidir qué, cuándo y dónde comen los niños. Sin embargo, aconsejan que los niños decidan  cuánto comen y si comen en un determinado momento. Recomiendan tener horas específicas para la merienda para que cuando les toque sentarse a la mesa a comer en familia la experiencia sea exitosa y placentera.

Tres aspectos importantes a la hora de la merienda

  • Comer a horas determinadas – mantener una rutina
  • Comer nutritivo
  • Comer pequeñas porciones para que las meriendas no sustituyan a las comidas

Una merienda adecuada a una hora apropiada tiene muchos beneficios

La merienda y sus beneficios

La merienda y sus beneficios

La merienda no debe ser nunca utilizada para mantener ocupados a los niños y se porten bien mientras las mamás van de compras o conversan con sus amigas. Tampoco les des comida mientras miran la televisión y para que maten el aburrimiento.

La merienda tiene una función importante dentro de la alimentación global de un niño y debemos procurar que estas comidas sean sanas y se hagan a sus horas. De hecho, una buena rutina de meriendas, a horas específicas y convenientes y con comidas nutritivas, puede ayudar a balancear la dieta de un niño que tiene poco apetito o de lo contrario no ingiera las calorías que necesita.  Las meriendas saludables aportan mucha de la energía y los nutrientes que necesitan los niños. Comienzan con las rutinas de las buenas meriendas desde que empieces a introducir los alimentos sólidos.

Escoge para las meriendas comida fresca y altamente nutritiva en vitaminas, minerales, proteínas y fibras, y trata de evitar comida procesada, enlatada y/o empacada que por lo general tiende a tener altos niveles de azúcar, sal y grasa y no calman el apetito por mucho tiempo.

Aquí te recomiendo algunas meriendas que puedes ofrecer a tus hijos:

  • Frutas cortadas en pedacitos pequeños. Por lo general un platico con pedacitos de distintas frutas de distintos colores les llama mucho la atención.
  • Pedacitos de queso. Puedes usar distintos tipos: queso mozzarella, queso blanco fresco tipo latino, queso amarillo, etc.
  • Palitos de zanahorias.
  • Yogurt.
  • Pedacitos de panes o galletas integrales con alto contenido de fibra.
  • Tofu. Puedes picar pedacitos de tofu y ponerlos a sofreír por dos o tres minutos por ambos lados en una sartén. El sabor es muy suave y es algo que a muchos niños les gusta.
  • Semillas de soya. (Edamame). Estas vainitas verdes japonesas les llaman mucho la atención. Les gusta sacar las semillitas de la vaina y comérselas. Este es un alimento rico en proteínas y muy nutritivo. (Estas semillas las aconsejo para niños mayores de 2 años). Las consigues en los automercados en las neveras de congelados y solo necesitas calentarlos en agua en el microondas o la estufa por pocos minutos.
  • Frutas secas  y nueces, almendras, y todo tipo de semillas. (también para niños mayores de 2 años)
  • Cereales bajos en azúcar con un poco de leche.
  • Tortas de zanahoria, banana o avena con nueces y  hechas con harina integral y azúcar negra sin la cubierta o capa de azúcar.
  • Pancitos integrales con jamón de pavo y queso, con mermelada/jalea y queso crema/ o queso blanco.

Un tip especial

No creas a ciegas en las comidas que dice “low fat” bajo en grasa. Por lo general, si se corta el nivel de grasa se aumenta el nivel de azúcar o sal para que la comida mantenga un sabor atractivo. Muchos alimentos “low fat” tienen las mismas calorías que la versión original del mismo alimento.

Recuerda que lo más importante es que las meriendas tengan una estructura, se hagan a horas determinadas y convenientes, no demasiado cerca de las comidas: desayuno almuerzo y cena, y aporten un beneficio nutritivo. También es importante mantener pequeñas porciones para que las meriendas no sustituyan a las comidas.

Por supuesto, comer una galleta, un chocolate o un helado de vez en cuando no hace daño, lo importante es que esta sea la excepción y no la regla.

Claro que produces suficiente leche

Tagged Under : , , , , ,

Lactancia - Recién nacido

Lactancia - Recién nacido

Una de las cosas más preocupantes para una nueva madre que amamanta a su hijo es estar segura de que tiene leche suficiente para alimentarlo. A la angustia normal de la madre se suman los típicos comentarios como: “se quedó llorando porque no tienes leche suficiente”, “deberías complementarlo con fórmula  porque la tuya lo está dejando con hambre”.

Sabías que solo entre 2 y 5 por ciento de las mujeres pueden estar físicamente incapacitadas para producir leche suficiente para alimentar a sus hijos. Según los especialistas en lactancia, la gran mayoría de los casos de supuesta baja producción de leche no es más que el uso de malas técnicas para pegarse el bebé al pecho y/o falta de buena succión por parte del bebé. También en algunos casos se debe a  la falta de paciencia de la madre de tomarse el tiempo necesario para que el bebé coma lo suficiente.

Todos estos problemas, excepto la falta de paciencia,  se pueden corregir fácilmente con la ayuda de una especialista en lactancia. Si te sientes agobiada y crees que no tienes leche suficiente es importante que busques ayuda. Con la guía y las técnicas de una especialista tu experiencia amamantando debería mejorar rápidamente y ser gratificante para ti y para tu bebé.

Muchas mujeres piensan que su producción de leche es muy baja cuando en verdad no lo es. Esto pasa a menudo cuando pierdes la sensación de tener los pechos llenos, o cuando tus pechos paran de chorrear leche. Sin embargo, estos síntomas son perfectamente comunes y normales y son sólo señales de que tu cuerpo se ha ajustado a los requerimientos alimenticios de tu bebé y está produciendo solo la leche que él/ella necesita.

Es también normal que tu bebé atraviese distintas etapas de crecimiento acelerado. En estos períodos tu bebé necesitará consumir mayor cantidad de leche por lo que tendrás la sensación de que tus pechos están más vacíos de lo normal. No quiere decir que no estés produciendo suficiente.

La producción de leche de una madre también puede disminuir temporalmente si tiene dolor en el pezón y dejas de amantar con frecuencia por el mismo dolor. Recuerda que mientras más pegues a tu bebé al pecho más leche producirás. El uso de malas técnicas para pegarte al bebé al pecho puede, de igual forma,  reducir la producción.

Si  sientes que tu bebé quiere comer más pégatelo al pecho más a menudo. Si empiezas a reforzarlo con leche de fórmula tu producción de leche comenzará a disminuir inmediatamente.

Leche suficiente

Leche suficiente

Lamentablemente hay muchos mitos con respecto a la lactancia y poca ayuda profesional por lo que muchas mamás terminan pasando a la leche de fórmula. Amamantar tiene que ser una experiencia fácil, práctica y fascinante. En caso de que no lo sientas así busca ayuda profesional desde el primer día y verás como cambiará tu vida. No tires la toalla a la primera, ten paciencia, y serás una maestra del pecho. Sólo deja de dar pecho el día que tú realmente sientas que no lo quieres hacer más y no por presión social o por que creas que no tienes suficiente leche o porque no lo estás haciendo bien.

Recuerda que son muy raros los casos de mujeres que no producen leche suficiente para alimentar a sus hijos y más comunes los problemas relacionado con las posiciones correctas para alimentar al bebé. Si igual sientes que no estás produciendo tanta leche como crees que sea necesario para alimentar a tu hijo:

  • Busca ayuda profesional. Por lo general pesan a tu bebé antes y después de comer y puedes saber cuanto comió. Aprende técnicas para pegarte al bebé que te funcione a ti y a él/ella.
  • Alimenta a tu bebé frecuentemente porque de esta manera estimulas la producción de leche.
  • No uses saca leche o tira leche por lo menos hasta las cuatro o seis semanas después del nacimiento de tu bebé
  • Cuando el bebé baje el ritmo de succión ayuda a que baje más leche poniendo tu mano en la parte superior del seno y bájala hacienda presión hacia la zona del pezón para incrementar la circulación de la leche.

Suscríbete a mi blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y felíz año para todos. Les deseo un año lleno de paz, felicidad y salud.

Dormir y comer: buenos hábitos desde el comienzo

Tagged Under : , , , , ,

Bebé Durmiendo

Bebé Durmiendo

Una amiga me comentó un día que cuando tuviera su segundo hijo cambiaría dos cosas en su manera de criarlo: se propondría enseñarlo bien a dormir y a comer porque su hija, ya de tres años, sólo comía comidas licuadas y sólo se podía dormir en compañía de mamá. Cuando me dijo esto yo pensé que prácticamente tendría que cambiar su forma de criar a sus hijos porque estos son algunos de los hábitos más importantes en nuestras vidas.

Estas dos necesidades, dormir y comer, son aspectos fundamentales en la crianza de un bebé y son esenciales por el resto de su vida, así que trata de empezar con buen pie y sobre todo con buenos hábitos. Mientras más temprano empieces con una rutina  y buenos hábitos probablemente más rápido lograrás tus objetivos.

Que un bebé duerma y coma bien no significa que duerma toda la noche y que coma mucho. Por el contrario, el estomago de un bebé es muy pequeño y no es sano que antes de los cuatro, cinco meses duerma toda la noche sin despertarse a comer.

Todo lo que hacemos regularmente se convierte en hábito, si lo que hacemos es positivo se convertirá en un buen hábito,  por el contrario si lo que repetimos constantemente es negativo se convertirá en un mal hábito. Es más fácil empezar con buenos hábitos que tener que cambiarlos más adelante.

Bebé comiendo vegetales

Bebé comiendo vegetales

Buenos hábitos alimenticios desde temprana edad, por lo general, conllevan a una vida sana como adultos. Si tus hábitos alimenticios no son los mejores este es un buen momento para empezar a cambiarlos. Recuerda que tu eres el mejor modelo para tu hijo y el beneficio será para los dos. Algunas sugerencias importantes

  1. Dale solo leche materna hasta los seis meses y una vez que incorpores los alimentos sólidos continúa con la leche materna por lo menos hasta el año.
  2. Los bebés necesitan comer frecuentemente y los niños en edad preescolar necesitan comer una gran variedad de alimentos
  3. Cuando empiece a comer sólidos prepara tu misma su comida y evita comprar las compotas ya hechas. Hacer al vapor vegetales y frutas es muy sencillo.
  4. Incorpóralo rápidamente (8 – 10 meses) a comer la comida que está comiendo el resto de la familia y déjale de prepararle comida especial para bebé.  Dale a probar de todo y ponle en su plato o bandeja un poco de lo que está comiendo el resto de la familia.
  5. No lo limites a un determinando tipo de comida, mientras más variado coma será mucho mejor. Acostúmbralo a probar nuevas texturas y sabores. No lo limites a comidas licuadas hay niños que prefieren variedad de texturas.
  6. Mantén una rutina con las comidas. Lo que quiero decir es que el bebé o niño debe tener horas para comer y debe hacerlo sentado en su sitio para comer. No debe estar picando y merendando todo el día y no debe estar comiendo y jugando o corriendo al mismo tiempo.
  7. Siéntense toda la familia junta a comer en la mesa. El aspecto social de la comida es muy importante y los niños tienden a comer mucho mejor cuando participan de este evento.
  8. Cuando salgas a un restaurante no lo acostumbres a comer la comida que ofrecen en el menú para niños por lo general es terrible y muy poco alimenticio. Pide un plato extra y ponle un poco de cada una de las cosas que están comiendo los que están participando de la comida.

Algunos aspectos importantes en cuanto a la dormida:

  1. Si un bebé duerme el tiempo necesario estará siempre mucho más relajado, de mejor humor y listo para aprender.
  2. Mantenle una rutina. Que sepa que la siesta se hace después de merendar, o después de pasear o después del colegio, cualquier cosa que sea pero que siempre sea igual. Es mucho más fácil para ellos entender que es hora de dormir y están mucho más dispuestos a colaborar. Lo mismo para la dormida en la noche, sigue una rutina.
  3. Respeta las horas de sueño de tu bebé y no lo saques a ir de compras justo cuando  le toca dormir, él estará de mal humor y tu no podrás hacer tus cosas.
  4. Prepara a tu bebé para la hora de dormir. Es decir, antes de acostarlo has cosas tranquilas como leer un cuento, rezar, hablarles en voz baja, apagar las luces. Es necesario crear un ambiente propicio para que se clame y se duerma. Déjale saber que es hora de dormir y que todos en la casa estarán durmiendo.
  5. No lo acostumbres a que se duerma donde sea y con tu presencia, debe dormir siempre en el mismo sitio y debe dormirse por sí solo.

¿Qué prácticas te han funcionado para que tu hijo coma y duerma bien?

Suscríbete al blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Lo mejor del Blog

By Dates