No tengo tiempo

Tagged Under : , , , , ,

Hace poco escribí sobre la necesidad de volver a lo básico en este mundo acelerado en el que vivimos y parte de la “norma” de este mundo es no tener tiempo para nosotras (madres),  para cuidarnos a nosotras mismas.

No excusas - Comienza a hacer ejercicios

No excusas - Comienza a hacer ejercicios

En este artículo me refiero  específicamente  a tiempo para hacer ejercicios y su importancia para nuestro bienestar y nuestra salud.  Es cierto que cada vez es más difícil encontrar tiempo para hacer ejercicios pero también es cierto que muchas veces perdemos tiempo en cosas que no nos aportan nada, o muy poco.

Tengo que empezar por decir que no soy persona de gimnasios y lo comprobé una vez más hace un par de años cuando me inscribí en uno súper bueno (y caro) y creo que fue el año en que menos ejercicio he hecho. No iba porque me tardaba mucho entre llegar allá, hacer la clase, bañarme, vestirme y llegar nuevamente a trabajar y tampoco salía a la calle, al parque o a la playa a hacer ejercicios porque pues ya estaba pagando un gimnasio para eso.

¿Qué hago ahora? Ya no estoy en ningún gimnasio. Ahora salgo a correr, al parque a hacer ejercicios o a nadar en la playa cuando tengo tiempo. ¿Y cuando tengo tiempo? Yo trabajo por las mañanas (soy agente inmobiliario), doy clases de gimnasia a niñas y estoy muy involucrada en el colegio de las niñas.   En las tardes trato de dedícarme  mis hijas a menos que tenga algún cliente que atender.  Entonces lo que hago es que cuando dejo a mis hijas en alguna actividad como gimnasia, piano o natación aprovecho esa hora o media hora y me voy a correr por la calle, o a hacer ejercicios a algún parque que me quede cerca en vez de irme a tomar un café, quedarme conversando con una amiga  o quedarme revisando el celular una vez más.

Aprovecha el tiempo que tienes,  te aseguro que si revisas tu horario encontrarás media hora aquí o allá. Es cuestión de determinación y de realmente querer. Una vez empieces te sentirás mejor, física y mentalmente.  Trata de divertirte, disfruta de la naturaleza y sobre todo empieza ya!!! La idea es hacer algo todos los días, por poco que sea.  Camina, corre,  sube una colina o un puente o una montaña (lo que te quede cerca) has unas planchas, salta cuerda,  guíndate de unas barras o unas paralelas en el parque.  EMPIEZA, luego el ejercicio va agarrando estructura y forma.

Te sentirás inmediatamente con más energía y tu salud comienza a mejorar enseguida. No olvides comer sano, lo más sano que puedas.

Suscríbete a mi blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una feliz semana.

La necesidad de volver a lo simple

Tagged Under : , , , , , , , ,


Regresar a lo simple

Regresar a lo simple

Demasiado expuestos, muy temprano, muy sexy y muy joven, fueron las frases con las que Kim John Payne, autor del libro “Simplicty Parenting”, se refirió a la exposición de los niños a los medios de comunicación y al mundo de los adultos en general

Payne, a quien tuve la oportunidad de escuchar recientemente en una excelente charla en el colegio de mis hijas, comentó que el ritmo acelerado en el que vivimos se ha convertido en la norma y que esto ha traído graves consecuencias a los niños de hoy.

Comentó que la exposición prematura a los medios, el ritmo acelerado de vida, los horarios matadores de 5 actividades por día y el abuso del uso de las pantallas provocan un estado de locura a nivel del sistema neurológico de los niños.  La esencia del “YO” del niño se pierde en esta locura.

El especialista, quien aparece constantemente en medios de comunicación a nivel nacional en Estado Unidos y es consultor para cientos de colegios públicos y privados en este país, considera que cuando la mente de un niño entra en caos por la sobresaturación comienza a trabajar en “estado de sobrevivencia”.

Payne hizo una comparación que me llamo mucho la atención para explicar cómo funciona el estado de sobrevivencia. Explicó que cuando nuestro hijo tiene fiebre, nosotros, inmediatamente como padres, bajamos la intensidad de las actividades –no lo enviamos al colegio, o al soccer o a la natación o a la gimnasia, le damos comida más sana, y dejamos que duerma más y que descanse. Pues lo mismo pasa con la mente; necesita volver a lo básico, a lo sano, a la calma, a lo simple.

¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestros hijos a sobrevivir el ritmo acelerado de hoy en día que se ha convertido en la “norma”?

Volver a lo sano, o la básico y a la calma

Volver a lo sano, o la básico y a la calma

10 Sugerencias para ayudar a tu hijo a vivir más relajado y feliz

  1. Escucha tus instintos como padre/madre y síguelos. El hecho de que “todo el mundo” este haciendo algo de una forma no significa que es lo correcto y que es lo mejor para tu hijo.
  2. Disminuye las actividades extraescolares
  3. Disminuye el tiempo frente a la televisión, los juegos de video y las pantallas en general
  4. Crea y sigue las rutinas en la casa. Horarios para desayunar, para hacer tareas, para bañarse, etc. Crea un ritmo en el que pasen las cosas. Esto les da mucha paz y tranquilidad a los niños.
  5. Hazles un resumen de cómo va a ser el día, sobre todo si algo va a ser diferente de lo acostumbrado. El saber con anticipación cómo será su día los ayuda a relajarse y concentrarse más en los asuntos del colegio.
  6. Menos es más. No les des todo lo que quieran, ni siquiera todo lo que “necesitan”.
  7. Has limpieza en el cuarto de juguetes, en los libros, en la ropa. Trata de que el mundo que los rodea no este saturado.
  8. Déjalos que se aburran, que tenga momentos en los que tengan que inventar para distraerse. Esta es una excelente forma de desarrollar la creatividad. Acordémonos que cada vez hay más personas en el mundo que trabajan por su cuenta (cerca de un 50% hoy en día en EEUU). Cada vez más, inclusive las grandes empresas, buscan personas innovadoras, creativas y con la capacidad de adaptarse.
  9. Ya dije menos, menos, menos, tiempo frente a las pantallas, cualquiera que sea, así sea “educativa”
  10. 10. Filtra las conversaciones que tienes con adultos cuando estés frente a tus hijos. Muchas veces estas conversaciones no son apropiadas y les deja a los niños un mensaje incorrecto. Ese mensaje puede ser: “no estoy seguro”, el mundo es malo”, la gente es mala”, etc.

Yo podría agregar una más: el contacto con la naturaleza. Es algo que realmente me relaja a mi y a mi  familia. Una caminata tranquila al aire libre, un paseo por la playa,  ver un atardecer. La idea es la misma;  vuelta a lo básico, a lo natural, a lo simple.

Quizá no podamos declarar fácilmente paz a nivel mundial pero seguro podemos declarar paz en nuestros hogares.

Suscríbete a mi blog (RSSE-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una feliz semana.

Espero tus comentarios!

Madre a hija: Increíbles sugerencias para fomentar una gran relación

Tagged Under : , , , , , , , , ,


Relación madre-hija

Relación madre-hija

  1. Déjala que cometa errores y que aprenda de ellos. No le resuelvas todo, así la ayudarás a ser independiente y emprendedora
  2. Escríbele notas y ponlas en su lonchera o bolso. Sorpréndela con gestos de amor.
  3. Has de la cena (comida) un momento sagrado. Todos tienen que estar presentes y todos serán escuchados (Uno de mis favoritos).
  4. Has palomitas de maíz y pon la película favorita de tu hija. Siéntate con ella a mirarla aunque sea tu quinta vez viendo la misma película.
  5. Cuéntale historias tuyas de cuando eras pequeña y de tu familia.
  6. Hagan un lindo picnic juntas aunque sea en el jardín de la casa. Planéenlo juntas
  7. Enséñale a disfrutar de una biblioteca y de los libros
  8. Enséñale a subir un árbol, hacer los “monkey bars”, a ser fuerte y a no tener miedo.
  9. Escriban poemas juntas. Les va a encantar leer estos poemas en algunos años.
  10. Más temprano que tarde va a escuchar sobre alcohol, sexo y drogas, háblale tú antes que los demás.
  11. Caminen por la orilla del mar o en una montaña.
  12. Déjala que use tus tocones, maquillaje y accesorios para jugar en la casa. Asegúrate que ella entienda que esto no se hace para salir a la calle hasta que tú lo consideres apropiado
  13. Enséñale buenos modales desde temprana edad y ponlos en práctica en el día a día
  14. Mándale alguna nota o tarjeta postal cuando estés fuera de casa
  15. Enséñale a dar gracias a Dios cada mañana y a celebrar el nuevo día
  16. Enséñale a ser ordenada y mantener sus cosas limpias y arregladas.
  17. Llévala contigo al trabajo alguna vez; le encantará ver lo que haces. Déjala hacer algo, se sentirá muy importante.
  18. Mantén presente que siempre te está observando: como  tratas a tu familia y en general como llevas tu vida.
  19. Nunca la hagas sentirse responsable por tus frustraciones y rabias a menos que ella sea la culpable.
  20. Déjale saber lo orgullosa que te sientes por sus habilidades y logros y no recalques constantemente su belleza exterior.
  21. Recuerda que la forma de lograr tener conversaciones  profundas con tu adolecente es empezar cuando es pequeña.
  22. Enséñale a que preste más atención a lo que la gente es en lugar de lo que la gente tiene.
  23. Prepárala para las presiones sociales en el colegio; lamentablemente cada  vez comienzan más temprano.
  24. No caigas en el juego de que está bien para una niña de 8 años mostrar su barriga, pintarse las uñas y usar brillo en los labios para salir.
  25. Enséñale juegos que los barones también disfrutan; carritos, trenes, pelotas, cuerdas.
  26. Ayúdala a desarrollar su amor por la naturaleza: acuéstate con ella a mirar las estrellas, busca pequeños animales o simplemente siéntate a contemplar el mar o el lago.
  27. Enséñale a escribir notas de agradecimiento
  28. Enséñala a disfrutar de ser una niña, tendrá tiempo suficiente de ser una mujer.
  29. Acuérdate que ganará confianza en sí misma cada vez que haga algo fuera de su zona de confort; no la limites a lo que le es cómodo y fácil.
  30. Asegúrate que sepa que quizá ustedes no piensan igual o no están de acuerdo en algunas cosas pero que tu amor por ella es incondicional y que siempre estarás ahí.
  31. Disfruta cada momento que ella quiera estar contigo; esto no será siempre así.
  32. Fomenta las visitas a casa de la abuela y la familia; por alguna extraña razón las abuelas y las nietas les gusta estar juntas.
  33. Acepta que cuando tenga cierta edad ella no va a querer decir todo lo que piensa y tú tampoco lo querrás saber.
  34. Ayúdala a identificar sus fortalezas y a que trabaje en sus debilidades.
  35. Admite que muchas veces la vida social en el colegio es muy competitiva: calificaciones, amigos, deportes, popularidad, look. Reconoce que vive bajo presión.
  36. Pon en práctica cuatro reglas básicas: no se voltean los ojos, no se tiran las puertas, no se grita y se respeta.
  37. Ensénale a respetar a los maestros.
  38. Tendrás momentos en que te sentirás que tu trabajo de mamá ha sido maravilloso y que estás teniendo los resultados esperados y otras veces te sentirás convencida de lo contrario. Estos sentimientos son normales.
  39. Recuérdale que ninguna de las dos tiene siempre la razón pero que tú siempre serás la mamá
  40. No dejes que su humor (o mal humor) gobierne el ambiente de la casa. Esto sería totalmente insano.

Las 5 reglas básicas

  1. Se su madre y no su amiga
  2. Déjala que viva su vida y que tenga sus propios sueños. No trates de hacer su vida la tuya.
  3. Sé una mujer con confianza en ti misma.
  4. Sé una buena esposa. Tú influirás en su futura relación de pareja
  5. Está consciente que tu meta no es ser el centro de su vida para siempre si no enseñarla a ser independiente.

Suscríbete a mi blog (RSSE-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Espero tus comentarios!

Criando en la era de los electrónicos: Adicción a las pantallas

Tagged Under : , , , , , , , ,


Adicción a las pantallas

Adicción a las pantallas

Ya ustedes me conocen y saben las veces que he escrito sobre no TV por lo menos hasta los 2 años y luego la necesidad de limitar el tiempo frente a la televisión y las pantallas en general. También saben que he escrito sobre el abuso,  por parte de los padres, del uso de los electrónicos para distraer a los niños en restaurantes, en la sala de espera del doctor, y en cualquier recorrido en el auto aunque sea de 5 minutos (entre muchos otros sitios).  Inclusive hasta en las tardes de juego con los amigos. Todo con la premisa de calmarlos para que no fastidien!

Hace un par de días nos visitó en el colegio de mis hijas Gary Lancelotta, psicólogo infantil, y habló sobre la adicción a la pantalla y el reto de criar a nuestros hijos en la era de los electrónicos; así como los riesgos que trae el estar conectado constantemente. Las estadísticas del uso de tecnología por parte de niños y adolescentes son escalofriantes y empieza por los más pequeños de la casa. 40% de los infantes de menos de 2 años miran televisión por lo menos 2 horas al día. Este comportamiento continua y se empeora y cuando llegan a la escuela elementaría (primaria) los niños pasan innumerables horas a la semana perdidas frente a una pantalla: 5 horas en internet, 6 horas en el teléfono, 8 horas jugando videos, 12 horas escuchando o bajando música y 30 horas mirando videos o películas.

Las primeras señales que nos indican que la tecnología se ha vuelto una adicción y un problema son; entre otras:

  • Falta de interés en salir y compartir con la familia
  • Comportamiento misterioso y secreto
  • Al llegar a la casa corren a la computadora
  • Falta de interés en las cosas que le gusta hacer (la práctica de algún deporte, tocar algún instrumento, participar en algún grupo de ayuda a la comunidad o de beneficencia)
  • Cansancio constante y falta de sueño
  • Abandono de la higiene y de la apariencia física
  • Aumento de las peleas con los padres
Señales de la adicción a los electrónicos

Señales de la adicción a los electrónicos

Si descubres que tu hijo/a está metido en algo raro: conversaciones con desconocidos, visitando páginas que no son apropiadas para él/ella busca ayuda inmediatamente. Si además descubres que está siendo agredido (recibe burlas o malos comentarios, etc) por parte de su círculo social  en internet, imprime todo lo que encuentres y habla con las autoridades competentes y con los padres de los niños que lo están molestando.

Lancelotta puso un ejemplo que me llamo mucho la atención. No dejaríamos nunca a nuestros hijos en edad escolar solos en una ciudad que no conocen para que la exploren. Lo mismo pasa en internet; ahí están expuesto a todo e inclusive aunque no estén interesados en buscar algo “malo” es muy muy fácil llegar a ello. Los padres tenemos que estar ahí para guiarlos al igual que lo haríamos en una gran ciudad señalando los barrios peligrosos, con quien interactuar en la calle, cuando circular, etc.

¿Qué podemos hacer para ayudarlos a ellos y a nosotros mismos a navegar esa ciudad más grande y compleja que es el internet, a controlar el uso de la tecnología y a usarla de una manera sana? Primero que todo debemos empezar por dejarles saber que el aparato electrónico que sea (tableta electrónica, teléfono celular, etc) es nuestro y nosotros como padres le permitimos su uso.

  • Prohíbe terminante el uso de computadoras, tableta electrónica, teléfonos, etc. en la habitación en la noche. Los electrónicos en la noche se cargan fuera de las habitaciones y nunca se les deja usar encerrados en las noches en su cuarto.
  • Habla con tus hijos del uso de internet, de sus beneficios y sus peligros. Así como les enseña a cruzar la calle, a reconocer cuales pueden ser las zonas peligrosas de la ciudad y como evitarlas, has lo mismo con el uso de internet: guíalos.
  • Implementa reglas para el uso de nuevas tecnologías desde una edad temprana – Ejemplo: horarios, lugar, tipo de uso, etc. Tú pones tus propias reglas. Como en todo hay que ser consistente para que las reglas funcionen.
  • Prueba no usar tecnología por un día, o por un fin de semana, o si están de vacaciones hacerlo por una semana. Todo el que lo ha hecho dice sentirse liberado.
  • Se ejemplo: no te sientes a la mesa a cenar con tu familia con el celular en la mano. Respeta ese momento o cualquier otro que te parezca importante para la convivencia familiar.
  • Háblales sobre lo peligroso de publicar su información personal, fotos, comentarios, etc. Mientras más publiquen sobre ellos mismos más posibilidades tienen de ser maltratados.
  • Exponlos a actividades sanas: practicar deportes, participar en grupos de ayuda a la comunidad, etc. Que se mantengan activos y con la mente sana.
  • Existen varios tipos de filtros que puedes instalar en la computadora para que no puedan tener acceso a toda la información disponible en la red. Además puedes instalar software que te mantienen la historia de lo que hacen tus hijos en la computadora. Sin embargo, recuerda que el mejor filtro eres tú y lo que tú le puedas enseñar.

¿Quién dijo que ser padres era fácil?  Nunca ha sido y quizá ahora es más difícil aún pero nunca dejemos de velar por ellos y por su bienestar.

¿Tienes algunas sugerencias de cómo regular el uso de electrónicos? Espero tus comentarios, todos te lo vamos a agradecer.

Suscríbete a Blog Para Mamas (RSSE-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba. Gracias y feliz semana

¿Quién es la mejor madre de todas?

Tagged Under : , , , , , , , , ,


Quién es la mejor madre?

Quién es la mejor madre?

Escuchamos hablar de diferentes tipos de madres: las que trabajan, las que se quedan en casa con los hijos, las estrictas, las permisivas y liberales, las amigas de sus hijos, etc. Hay muchas etiquetas pero poco se sabe con certeza cuál de estas es la que mejor funciona en cuanto a producir hijos felices y exitosos. Lo importante es que nos preguntemos cual es la forma en que más disfrutamos nuestra tarea como madres.

Christine Carter, la autora del libro “Raising Happiness”, lleva más de 10 años investigando el tema y presenta 10 cualidades importantes para ser una “buena madre”. Ella y muchos otros especialistas en el tema de crianza coinciden en que ser felices es la característica más importante.

Las 10 cualidades más importantes para ser una “buena madre”

  1. Ser felices: investigación tras investigación sugiere que la felicidad de los padres conlleva por lo general al bienestar de los hijos y ayuda a que estos alcancen con más facilidad sus metas y objetivos. “Las madres felices son las mejores madres”.
  2. Vivir sin estrés y no demasiado ocupada: como madres es necesario tener la habilidad de estar presentes y ser pacientes. Este es uno de los mejores regalos que le podemos dar a nuestros hijos. Ya sé que es difícil mantener la paciencia ante tanta presión que enfrentamos en el día a día pero es importante aprender técnicas de relajación – meditación, yoga-  para trabajar nuestra paciencia y poder estar realmente presente cuando estamos con nuestros hijos.
  3. Vivir en una relación romántica feliz: pocas cosas en la vida son más importantes para nuestra felicidad  que nuestra vida amorosa o de pareja. Si vivimos en una relación de pareja armoniosa y no conflictiva nuestros hijos tendrán como ejemplo una relación sana que los ayudará en sus propias relaciones de amistad y pareja.
  4. Ser cariñosa y afectiva: esto significa que no debemos dejar de demostrar nuestro amor y afecto por nuestros hijos inclusive cuando estamos enojados con ellos. Debemos usar otras herramientas para disciplinarlos pero no dejarles de demostrar nuestro cariño y amor incondicional. Nuestro amor por ellos debemos demostrarlo en las buenas y en las malas.
  5. Determinar los límites y mantenerlos: debemos ser la madre de nuestros hijos y no sus mejores amigas. Esto significa decir no cuando es necesario inclusive cuando ese “no” nos duele más a nosotros que a ellos. Debemos establecer reglas y respetarlas.
  6. 6. Permitir que cometan errores: nuestra naturaleza como madres nos hace ser protectoras y es así como tratamos de evitarles que cometan errores, sobre todo aquellos que más le van a doler. De esta forma no los dejamos ser independientes y formarse realmente como adultos dejando que aprendan de sus propios errores.
  7. 7. Ser comprensiva y promover la independencia: enseñarlos a que tomen sus propias decisiones, a escuchar su propia voz para que de esta forma aprendan a saber lo que quieren en la vida. No es lo que mami quiera para ellos pero lo que ellos quieran para sí mismo.
  8. 8. Promover buenos hábitos familiares: es importante inculcar hábitos diarios que  evoquen emociones positivas como apreciación, confidencia y compasión en vez de posesión -“tener derecho a” o “merecerse todo”. Aquí tienes algunos ejemplos: durante la cena agradece por la comida que tienes. En la mañana, agradece por el nuevo día y por la familia. Permíteles tiempo libre después del colegio para que jueguen un rato libremente y desarrollen su imaginación y felicidad.
  9. 9. Halagar la constancia en el trabajo en vez del talento natural: para lograr el éxito en cualquier  área debemos trabajar horas y horas en esto. Nada se gana de gratis en la vida inclusive si tienes talento natural.
  10. 10. No somos perfectas: y no esperamos nunca la perfección de nuestros hijos. La perfección o la búsqueda de la perfección es una forma de infelicidad.; es una vida llena de temor a no ser suficientemente buenos. Debemos darles espacio y permitirles que cometan errores que se ensucien con tierra, que caminen descalzos, que hagan un desastre.
Mamá feliz: la mejor madre de todas

Mamá feliz: la mejor madre de todas

Ya sé que muchas de estas cualidades las hacemos con facilidad y otras nos cuesta mucho ponerlas en práctica. La idea es trabajar en aquellas que más nos cuestan y no sentirnos mal porque tenemos etapas en las que estamos más decaídas o tristes. Debemos ser madres que amamos nuestra vida y a nuestros hijos con todo nuestro corazón.

¿Cuáles otras cualidades consideras que deben incluirse en esta lista? Espero tus sugerencias.

Suscríbete a Blog Para Mamas (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba. Gracias y feliz semana

Menos estrés y más gozo: Disfrutando más de nuestros hijos

Tagged Under : , , , , , , , , , , , , ,


Disfrutando de nuestros hijos

Disfrutando de nuestros hijos

Tengo que empezar por decir que padres sin estrés es casi un mito pero la meta es encontrar formas de disfrutar de nuestros hijos sin preocuparnos y estresarnos tanto sobretodo por cosas que no están pasando y que quizá nunca van a pasar.

Los padres siempre tenemos algo de estrés y hay muchos ejemplos para describir a lo que nos enfrentamos día a día: lidiamos con malas noches, con pataletas, con los que son súper “picky” para comer y es una lucha constante para que se metan un bocado, con las tareas o deberes escolares, etc. Por ejemplo, yo me estreso muchísimo cuando mis hijas están enfermas aunque lo único que tengan sea unos mocos y tos y concientemente sepa que están bien y todo va a pasar.

Preocuparse por estas cosas no es lo peor de todo, lo peor es preocuparnos por cosas que no están pasando y que a lo mejor nunca van a pasar. Estar preocupado por lo que podría pasar en el futuro crea un gran estrés en muchos padres. Nos preocupamos por accidentes que podrían tener nuestros hijos, si cuando sean grandes van a ser felices, van a encontrar una buena pareja, van a ser competentes, van a ser capaces, inteligentes, etc. Nos preocupamos constantemente por cosas que están fuera de nuestro alcance.

Tratemos de encontrar paz y disfrutar de nuestros hijos. Paz no quiere decir no tener nunca estrés, quiere más bien decir tomar el estrés así como va viniendo y no dejar que se apodere de nosotros. Tenemos muchísimo que aprender en nuestro camino como padres pero por ahora se que da muy buenos resultados sonreír, respirar profundo y darle a tu hijo un gran abrazo.

No es siempre fácil seguir el camino hacia la paz y la tranquilidad pero debemos proponérnoslos cada día.

Camino hacia la tranquilidad

Camino hacia la tranquilidad

Camino hacia la tranquilidad

  • Saluda a tu hijo cada mañana con una sonrisa, un abrazo y unos buenos días! Te aseguro que todos queremos que nos saluden así cada mañana.
  • Enséñale a tu hijo a hacer su cama, recoger su ropa, cepillarse los dientes, preparar el desayuno, amarrarse los zapatos, etc. Lo harás más independiente y más seguro de sí mismo. Ya se que necesitamos mucha paciencia para enseñarles estas cosas y que tenemos que enseñárselos una y otra vez. Déjalos que traten, corrígelos y también déjalos que cometan errores, irán mejorando con la práctica. Ellos gradualmente serán más independientes y tú tendrás menos tareas que hacerles a ellos.
  • Léele a tus hijos frecuentemente: es una manera excelente de compartir con ellos, educarlos y explorar cosas nuevas reales o imaginarias.
  • Juega, juega y ríete: juega al escondido, a preparar un té aunque sea imaginario, a las muñecas, a los legos, etc. Fomenta el juego, es importante para el desarrollo.• Los niños son un regalo de Dios y no serán niños por mucho tiempo. Disfruta cada momento, goza y saborea este milagro de la vida y agradece lo afortunada que eres de tener hijos.
  • Comparte con tu hijo lo que te gusta hacer a ti. Sal a hacer ejercicios con ellos, prepara una rica cena, hornea una torta o unas galletas, acuéstate en la grama del parque y ten una conversación, mira las nubes, teje, cose. No importa lo que sea que te gusta hacer, la idea es compartir.
  • Háblale y explícale lo que va a suceder, lo que va a vivir, lo que va a experimentar. Trata de adelantarte a los acontecimientos. Esto hace que las nuevas experiencias que va a tener sean mucho más fáciles de digerir y disfrutar.
  • Si sabes que hiciste algo mal y sientes que cometiste un error, perdónate a ti misma y no te castigues por tu error, todos cometemos muchos errores. Ellos también aprenderán a seguir adelante con la mejor disposición cuando cometan errores.
  • Enséñales buen comportamiento y marca los límites. Define lo que es aceptable y lo que no es. Debe haber siempre un trato de respeto y armonía. Estas son cosas que no se aprenden en un día pero ten paciencia y se constante. Dentro de los límites ofréceles libertad.
  • Dales espacio y tiempo a tus hijos. No los inscribas en demasiadas actividades extracurriculares, esto por lo general provoca estrés en niños y adultos. Déjalos que salgan a jugar libremente, esto es súper sano.
  • Para ayudar a aliviar el estrés sal a dar una caminata o a correr. Correr al aire libre y en solitario te alimenta el alma y la tranquilidad.
  • Una de las cosas que más ayuda a facilitar la crianza es formar equipo con tu pareja. Estén del mismo lado y en un mismo frente.
  • Enséñales a dar amor y a ser bondadosos. Esta es una gran lección.
  • Dales un beso de buenas noches y agradece por otro día hermoso que pasaste en compañía de tus hijos y tu familia.

¿Cómo combates el estrés?, ¿Qué disfrutas haciendo con tus hijos?. Espero tus comentarios


Suscríbete a Blog Para Mamas (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y feliz semana

Criando hijos en una sociedad de consumo

Tagged Under : , , , , ,


Las pantallas son una droga para los niños

Las pantallas son una droga para los niños

“Teniendo todo y no apreciando nada: criando niños en una era de exceso”. Este fue el título de una presentación a la que asistí hace un par de semanas en el colegio de mis hijas. La presentación estuvo a cargo de un sicólogo infantil  llamado  Dr. Gary Lancelotta, quien tiene un doctorado en sicología infantil y tiene su práctica desde hace muchos años.

Lacelotta comenzó diciendo que los medios de comunicación son una droga, y como droga al fin son adictivos y difíciles de controlar o parar.

La televisión, ipads, computadoras, juegos de video, y todas esas pantallas a la que los niños de hoy en día están expuestos constantemente funcionan como una droga, a la cual se hacen cada vez más adictos. No podemos caer en la tentación de permitir que nuestros  hijos estén todo el tiempo frente a una pantalla. Es triste oír a tantos padres que dicen que así se quedan tranquilos y no fastidian.  Esta es una forma brutal de aislar a nuestros hijos del ambiente que los rodea y hacerlos más propensos a que les sea difícil socializar y comunicarse. Involucrate en la educación de tus hijos y dedícales tiempo.  (Ideas para compartir más con tus hijos)

Es increíble que los niños en Estados Unidos ven un promedio de 1.500 horas de televisión al año, eso incluye un estimado de entre 30.000 y 40.000 comerciales por año. Para tratar de disminuir el efecto de los medios  en los niños los especialistas recomiendan:

  • Limitar el tiempo frente a la televisión y monitorear lo que ven. Mantener la televisión y la computadora en un área común de la casa.
  • Explicarle a los niños en que consisten los comerciales  y cual es su propósito (que la gente compre)
  • Ayudar a los nos niños a entender el impacto que los medios tiene en ellos (porque les gusta las marcas que les gustan, como tratan de manipular la sicología de la gente, etc )
  • No enciendas la televisión o la computadora para matar el aburrimiento, enséñalos a ocupar su tiempo en otras cosas.
  • Cenen juntos en familia sentados en la mesa y sin encender la televisión.
  • Enséñales a tus hijos a hacer y crear no a gastar y comprar.
  • Hagan actividades en familia desde una edad temprana. Comprar una bicicleta es una cosa y salir todos a pasear en bicicleta es otra. Es una forma positiva de pasar tiempo juntos.
  • Cuando vayas de compras solo compra aquello que necesiten y enséñales que “no” significa “no”
  • Enséñales la diferencia entre lo que necesitan y lo que quieren
  • Dales responsabilidades. Una vez logradas les da mucha satisfacción.
  • Déjales tiempo libre a los niños para que jueguen con libertad
  • Trabaja con tus hijos en actividades como voluntaria.
No des regalos sin ningún motivo

No des regalos sin ningún motivo

Otro de los puntos importantes que resalto el especialista fue:

No des a tus hijos regalos sin ningún motivo o peor aún no lo hagas por razones totalmente equivocadas.

Lancelotta hablo de la cantidad de padres que regalan cosas materiales a sus hijos porque se sienten con remordimiento de conciencia por no compartir tiempo con ellos: o peor aún, aquellos que regalan porque se porto bien, obedeció o saco buenas notas. Recordemos que estas son las responsabilidades de nuestros hijos y por ello no debemos recompensarlos materialmente; si lo hacemos estamos distorsionando el mensaje. Recuerda además que estas conductas son cada vez más marcadas y cada vez pedirán cosas más caras o más dañinas.

Algunas estadísticas que comentó el especialista sobre estudios recientes fueron realmente impresionantes:

  • 93% de la jóvenes adolecentes dijeron que salir de compras es su pasatiempo favorito
  • Niños entre 12 y 19 años gastaron en 2002 $155 billones de dólares de su “propio dinero” (Las mesadas o pagos que les dan los padres)
  • 62% de adolecentes entre 12 y 13 años dijeron que comprar algunos productos los hace sentirse mejor acerca de ello mismos.

Es importante que nos convenzamos que lo material no nos hace realmente más felices ni a nosotros ni a nuestros hijos y que los adultos somos un modelo de los hábitos de consumo y compra de nuestros hijos.

Regalos Navidad

Regalos Navidad

Esto me hace pensar acerca de la locura de la navidad con los regalos. Los niños reciben muchísimos regalos (los de santa o el Niño Jesús, de los padres, los abuelitos, los tíos, los padrinos, etc, etc)  que abren uno tras otro sin ni siquiera apreciar lo que les están regalando. Quedan todos los regalos tirados en el suelo y quizá le interesa uno de ellos o inmediatamente se va a hacer otra cosa.

Hace unos años pusimos reglas en nuestra casa para tratar de reducir el número de regalos que reciben nuestras hijas en diciembre. La regla es: sólo lo que trae Santa, que por lo general son 2 regalos por niña. (Por supuesto, siempre se nos escapa alguien que llega con regalo, pero por lo menos la familia sabe que no pueden llegar con regalos y más regalos). Cuando sean grandes tus hijos no se acordaran de los regalos que recibieron en navidad si no de como lo celebraban.  Has de la navidad una celebración para recordar.

De hecho el otro día leí una historia de una familia que decidió con los hijos ya adolecentes que el regalo de navidad sería un viaje en familia, lo hicieron así y a todos les encantó,  ahora se convirtió en tradición. Pasar unos días juntos compartiendo en familia y no días de compra y estrés para hacer todos los regalos que tenemos de “compromiso”.

Otra cosa que puedes hacer es que cuando celebres el cumpleaños de tu hijo/hija déjale saber a los invitados que no tienen que llevar regalo o si quieres puedes decirles que el regalo que pensaban hacer lo donen a una institución que se dedique al cuidado de niños pobres.

Una de las mamás presentes en la conferencia comentó que una vez su hijo le dijo que estaba aburrido y que no tenia con que jugar (con todo un cuarto lleno de juguetes). Pues a la mamá le dio tanta rabia que escondió todos los juguetes preferidos del niño en un closet por varios días. El niño por supuesto lloro varios días por sus juguetes, hasta que la mamá después de hablar con él y dejarle saber lo triste que se sentía de que no apreciaba todo lo que tenía le saco de vuelta los juguetes. Ella comento que él ya no dice que está aburrido y ahora se queda mirando los juguetes y dice estoy tratando de decidir con cual jugar pero no estoy aburrido.

¿Qué otras sugerencias se te ocurren que puedas compartir con nosotros para evitar el exceso de uso de pantalla o para que los niños aprendan a disfrutar y apreciar lo que tienen? Gracias por tus comentarios!

Suscríbete a Blog Para Mamas (RSS | E-mail) y recibirás los artículos tan pronto sean publicados. Gracias y que pases una feliz semana.

A dormir bebé

Tagged Under : , , ,

Rutina y buenos hábitos para irse a la cama sin protestar
Bebe durmiendo

Bebe durmiendo

La dormida es probablemente uno de los temas más consultados por las mamás y la respuesta universal que recibes es que cada bebé es distinto y cada uno tiene su patrón de sueño y sus propias necesidades. Eso es muy cierto pero también se puede educar y entrenar al bebé para que aprenda a dormirse por sí solo y a dormir toda la noche cuando sea suficientemente maduro a nivel físico y mental para hacerlo.

Primero que todo tienes que estar mentalmente preparada, o quizás nunca estés, para entender que es normal despertarte varias veces en la noche para alimentar a tu bebé recién nacido. No importa si le das pecho o biberón, te toca pararte varias veces en la noche por lo menos por los primeros cuatro o seis meses.

Hasta ahora no se ha comprobado, como se cree comúnmente, que los bebés alimentados con leche de  fórmula duermen más que los de pecho. Tampoco se te ocurra, como te aconsejará mucha gente, meterle cereal en el tetero o biberón de la noche para que aguante más horas dormido, lo único que lograras es llenar a tu bebé de calorías vacías que no necesita y que a la larga solo pueden estimular su gordura y/o obesidad.

Ten claro que por un tiempo tendrás que despertarte varias veces en la noche para alimentar a tu bebé que todavía necesita comer cada cierto número de horas. Este es uno de los cánones que tenemos que pagar por la llegada de nuestro querido hijo/hija. Hay bebés (la minoría) que a temprana edad, dos, tres o cuatro meses, desarrollan una buena rutina de sueño y duermen en la noche por muchas horas seguidas. Sin embargo, a la mayoría hay que entrenarlos o enseñarlos a dormirse por sí solos y a que se vuelvan a dormir por sí mismo en caso de que se despierten durante la noche.

Consistencia en la rutina

El baño es parte de la rutina

El baño es parte de la rutina

Buenos hábitos y una rutina que se cumpla a diario es lo más importante para lograr que tu hijo/hija duerma bien. La rutina hace mucho más fácil la vida para todos. El/ella sabe lo que pasa cada noche antes de irse a dormir y no pondrá resistencia, seguirá su rutina paso a paso y se dormirá tranquilamente y sin llorar o pelear. Cada familia tiene su rutina y en muchas familias comienza hasta una hora o más antes de irse a dormir. La rutina de la noche por lo general incluye: bañarse, ponerse el pijama, leer, cantar  y para algunos rezar.

La consistencia en la rutina es lo más importante y esto tiene que empezar desde que son bebés. Si tu hijo bebé tiene problemas durmiéndose no pienses que cuando esté en edad preescolar y pase a la cama aprenderá a dormir. Las dificultades del sueño cambian de forma mientras el niño crece. Los llantos nocturnos de bebé pasan a ser suplicas y negociaciones interminables.   

 

Como establecer una rutina

  • Fija horas específicas para que el bebé o el niño se vaya a dormir por la noche, para que haga la siesta, para las comidas y la merienda.  Se consistente con estas horas.   
  • Crea en la habitación un ambiente apropiado para dormir, tranquilo, relajado, con luces bajas o apagadas. Recoge el cuarto y déjalo ordenado. Unos 30 minutos antes de acostarlos incluye en la rutina un periodo de tranquilidad.
  • Acuesta a tu hijo de una forma cariñosa dejándole saber todo lo que lo quieres y lo importante que él/ella es para ti.

Mi rutina con mis hijas

Mis hijas ya tienen 3 y 5 años pero desde que nacieron han tenido rutina de la noche, ha cambiado un poco  con el tiempo pero la esencia es la misma.

A las 6:00 PM se meten a bañar, largo y relajado (disfrutan mucho del baño), luego se ponen la pijama y las pantuflas, se secan un poco el cabello  y nos sentamos todos a cenar aproximadamente a las 6:45 (tips para la hora de la comida).  A las 7: 15 se levantan van nuevamente al baño, a hacer lo que necesiten hacer y a cepillarse los dientes. Luego hacemos besos cruzados, que no es más que darnos besos todos, unos con otros, las niñas a nosotros, nosotros a las niñas y las niñas entre ellas. Luego Andrés lleva a una de ellas a su cama y yo a la otra. Allí, con la luz apagada,  rezamos y damos gracias. Aprovechamos también este momento para hablar de algo importante que haya pasado en el día o para decirles lo mucho que las queremos.  Luego salimos del cuarto y hasta la mañana siguiente.

Aunque no existe una forma única de criar a un niño/niña con buenos patrones de sueño, la clave es establecer, desde una temprana edad, rutinas saludables para dormir.

Espero que te sirva mi guía para establecer una rutina  que le funcione a tu hijo y si tienes una que te funcione compártela con nosotros. Gracias!

Suscríbete a mi blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Todo es pasajero

Tagged Under : , , , , , , ,

y va mejorando día a día:

Abraza y besa a tu bebé

Abraza y besa a tu bebé

Las malas noches….

Los llantos interminables…

La mamitis….que no te dejan hacer absolutamente nada.

El agotamiento físico y mental…

La falta de tiempo para ti y tu pareja…

Para mi, quizá una de las cosas más importante de tener siempre en cuenta es que  “todo es pasajero” y que en menos tiempo del que esperas tus hijos ya estarán grandes y tus preocupaciones serán otras totalmente diferentes. Ten esta frase siempre presente “todo es pasajero” y te aseguro que verás la vida desde otra perspectiva.  La falta de sueño y la sensación de agobio no van a durar siempre.

Piensa que “todo es pasajero” cuando el bebé se despierte hasta tres y cuatros veces en las noches, cuando no quiera comer, cuando esté llorando sin parar y en cualquier momento que estés desesperada y no sepas que hacer. Pon tu vida en perspectiva y piensa que estas cosas son pasajeras, no son transcendentales, y por lo tanto no tienes porque preocuparte demasiado.

Ten siempre presente que “todo es pasajero” y nada es tan grave como parece en el momento: los llantos que no acaban, las malas noches, la mamitis, el agotamiento físico y mental, enseñarlos a dormir por sí solos, a comer, a disciplinarlos, y tantas y tantas cosas.

Cada vez que tengas una crisis pregúntate que tan importante será esto de aquí a 10 años, en la gran mayoría de los casos seguro que ni siquiera te acordaras. Entonces no vale la pena darse mala vida. 

Amor y respeto para tu bebé

Amor y respeto para tu bebé

Has la prueba y pregúntale a cualquier mamá de niños grandes, adolescentes o adultos las cosas que recuerda de cuando sus hijos eran bebés y probablemente solo una gran minoría de ellas se acuerda de los llantos terribles por la salida de los dientes, o por los cólicos, o cuando pasaron esa etapa en que sus bebés no se dormían por nada del mundo y si lo hacían el soplo del viento los despertaba.

En el momento en que estés cruzando cualquiera de las crisis típicas que uno  atraviesa con un bebé te parecerá que nunca volverá la normalidad, que tu vida como la tenias antes de ser mamá no regresará nunca más. La verdad es que sí regresa, o no se si realmente regresa o te acostumbras a tu nueva vida y comienzas a disfrutarla,  a disfrutarla con mucha intensidad. La vuelta a la “normalidad” es mucho mas rápido de lo que te imaginas.

Desde que nació mi primera hija todo el mundo me decía, disfrútala porque el tiempo pasa volando y más nunca volverá a ser bebé. Aprovecha de cargarla, abrazarla, besarla y consentirla. Para ser sincera, reconozco que los primeros meses pueden ser difíciles pero ahora que ya mis hijas tienen 3 y 5 años entiendo porque todos me decían que el tiempo pasa muy rápido. Esto probablemente solo lo entenderás cuando lo hayas vivido pero te puedo asegurar que un día tu reconocerás que a ti también te pasó muy rápido, así que aprovecha, los bebés son la cosa más rica, divertida y tierna del mundo y después de que crecen más nunca vuelven a ser bebés.

Hoy en día entiendo que es normal que el primer año de vida de tu bebé sea una etapa difícil en tu vida. Aunque es una etapa bellísima porque esta cargada de emociones muy fuertes y de un amor intenso nunca antes experimentado que se te desborda por los poros y el corazón, también es cierto que te estás enfrentando a un mundo totalmente desconocido, estás ocupando un rol que nunca antes habías tenido y estás haciendo un “trabajo” en el que no tienes ninguna experiencia y es precisamente el trabajo más importante de tu vida, por eso es importante sentirse capaz, preparase y educarse. 

El primer año está cargado de mucha ansiedad por enfrentarte a un mundo desconocido, está cargado de frustraciones porque en muchas ocasiones crees no estar haciendo la mejor labor como madre y además está cargado de muchas dudas con respecto a tu nuevo rol en la vida. Realmente nunca se está preparado para el cambio que significa ser mamá.

Por encima de todo, el primer año es difícil porque tu vida cambia radicalmente y tú ya no eres la prioridad en tu vida. Ahora tu vida no se trata de tú trabajo, de tus amigos, de tú pareja, de tú hora de hacer ejercicios, de tú vida social. Ya ni siquiera puedes  dormir, comer o bañarte a la hora que quieras.

Aunque es muy cierto ese dicho tan común de que después de tener a un hijo tu vida cambia para siempre, recuerda que como te dije “todo es pasajero” y va mejorando día a día. Aprovecha hoy porque cuando tus hijos sean adolescentes los problemas y dolores de cabeza probablemente serán mayores.

Dormir y comer: buenos hábitos desde el comienzo

Tagged Under : , , , , ,

Bebé Durmiendo

Bebé Durmiendo

Una amiga me comentó un día que cuando tuviera su segundo hijo cambiaría dos cosas en su manera de criarlo: se propondría enseñarlo bien a dormir y a comer porque su hija, ya de tres años, sólo comía comidas licuadas y sólo se podía dormir en compañía de mamá. Cuando me dijo esto yo pensé que prácticamente tendría que cambiar su forma de criar a sus hijos porque estos son algunos de los hábitos más importantes en nuestras vidas.

Estas dos necesidades, dormir y comer, son aspectos fundamentales en la crianza de un bebé y son esenciales por el resto de su vida, así que trata de empezar con buen pie y sobre todo con buenos hábitos. Mientras más temprano empieces con una rutina  y buenos hábitos probablemente más rápido lograrás tus objetivos.

Que un bebé duerma y coma bien no significa que duerma toda la noche y que coma mucho. Por el contrario, el estomago de un bebé es muy pequeño y no es sano que antes de los cuatro, cinco meses duerma toda la noche sin despertarse a comer.

Todo lo que hacemos regularmente se convierte en hábito, si lo que hacemos es positivo se convertirá en un buen hábito,  por el contrario si lo que repetimos constantemente es negativo se convertirá en un mal hábito. Es más fácil empezar con buenos hábitos que tener que cambiarlos más adelante.

Bebé comiendo vegetales

Bebé comiendo vegetales

Buenos hábitos alimenticios desde temprana edad, por lo general, conllevan a una vida sana como adultos. Si tus hábitos alimenticios no son los mejores este es un buen momento para empezar a cambiarlos. Recuerda que tu eres el mejor modelo para tu hijo y el beneficio será para los dos. Algunas sugerencias importantes

  1. Dale solo leche materna hasta los seis meses y una vez que incorpores los alimentos sólidos continúa con la leche materna por lo menos hasta el año.
  2. Los bebés necesitan comer frecuentemente y los niños en edad preescolar necesitan comer una gran variedad de alimentos
  3. Cuando empiece a comer sólidos prepara tu misma su comida y evita comprar las compotas ya hechas. Hacer al vapor vegetales y frutas es muy sencillo.
  4. Incorpóralo rápidamente (8 – 10 meses) a comer la comida que está comiendo el resto de la familia y déjale de prepararle comida especial para bebé.  Dale a probar de todo y ponle en su plato o bandeja un poco de lo que está comiendo el resto de la familia.
  5. No lo limites a un determinando tipo de comida, mientras más variado coma será mucho mejor. Acostúmbralo a probar nuevas texturas y sabores. No lo limites a comidas licuadas hay niños que prefieren variedad de texturas.
  6. Mantén una rutina con las comidas. Lo que quiero decir es que el bebé o niño debe tener horas para comer y debe hacerlo sentado en su sitio para comer. No debe estar picando y merendando todo el día y no debe estar comiendo y jugando o corriendo al mismo tiempo.
  7. Siéntense toda la familia junta a comer en la mesa. El aspecto social de la comida es muy importante y los niños tienden a comer mucho mejor cuando participan de este evento.
  8. Cuando salgas a un restaurante no lo acostumbres a comer la comida que ofrecen en el menú para niños por lo general es terrible y muy poco alimenticio. Pide un plato extra y ponle un poco de cada una de las cosas que están comiendo los que están participando de la comida.

Algunos aspectos importantes en cuanto a la dormida:

  1. Si un bebé duerme el tiempo necesario estará siempre mucho más relajado, de mejor humor y listo para aprender.
  2. Mantenle una rutina. Que sepa que la siesta se hace después de merendar, o después de pasear o después del colegio, cualquier cosa que sea pero que siempre sea igual. Es mucho más fácil para ellos entender que es hora de dormir y están mucho más dispuestos a colaborar. Lo mismo para la dormida en la noche, sigue una rutina.
  3. Respeta las horas de sueño de tu bebé y no lo saques a ir de compras justo cuando  le toca dormir, él estará de mal humor y tu no podrás hacer tus cosas.
  4. Prepara a tu bebé para la hora de dormir. Es decir, antes de acostarlo has cosas tranquilas como leer un cuento, rezar, hablarles en voz baja, apagar las luces. Es necesario crear un ambiente propicio para que se clame y se duerma. Déjale saber que es hora de dormir y que todos en la casa estarán durmiendo.
  5. No lo acostumbres a que se duerma donde sea y con tu presencia, debe dormir siempre en el mismo sitio y debe dormirse por sí solo.

¿Qué prácticas te han funcionado para que tu hijo coma y duerma bien?

Suscríbete al blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Lo mejor del Blog

By Dates