Cuidado con los hábitos en internet; moldean nuestra realidad

Tagged Under : , , , , , , , , ,


Niños e Internet

Niños e Internet

Mucha de nuestra realidad y la de nuestros hijos depende de lo que vemos constantemente en internet, TV y en general en todos los electrónicos a los que estamos conectados constantemente. Cada uno de nosotros tiene una realidad diferente. Creamos esa realidad y le damos formas de muchas maneras.

Tendemos a pensar en la realidad como algo externo y absoluto, como el sol que brilla sobre nosotros y nos calienta. El sol está realmente allí, creamos o no. Pero como seres humanos, moldeamos nuestra realidad dependiendo de lo que percibimos.

Cada persona va a percibir el sol de distintas formas. Para algunos será abrumadoramente caliente y opresivo, para otros es una gran  oportunidad para un maravilloso bronceado, otros lo verán como un enemigo peligroso capaz de producir cáncer; y otros lo ven como uno de los dioses. Todo depende de que como cada quien lo perciba.  Esas personas tienen realidades muy diferentes, incluso si el sol es objetivamente el mismo para todos ellos.

En ese sentido, lo que pensamos en el día a día, lo que hacemos rutinariamente y a los que estamos expuestos constantemente  moldea nuestra realidad y más aún la de nuestros hijos que por ser más inocentes (y jóvenes)  son mucho más moldeables. Lamentablemente para muchos, y cada vez para más y más personas, la realidad está moldeada por todo lo que ven en internet, TV y las aplicaciones del celular.

Si constantemente visitas páginas de internet que hablan de lo horrible que es el mundo, percibirás el mundo como un lugar mucho más peligros y malo  de lo que en realidad es y esa será tu realidad.

Si te la pasas en Facebook o Instagram viendo las fotos de tus amigas, lo que se ponen y a donde fueron de vacaciones; eso tendrá una gran influencia en tu realidad

Si sigues gente en Twitter que se queja constantemente de la vida, de los gobiernos, de la gente, del mundo; eso influirá tu realidad.

Si eres adicta a un programa de TV donde todos son famosos, ricos, “bellos” y sin valores o principios; eso influirá tu realidad.

¿Qué hábitos de internet forman tu realidad? ¿Esa es la realidad que quieres? ¿Esa es la realidad que quisieras para tus hijos? ¿Puedes darle forma?

Yo no tengo ninguna respuesta. Sólo quisiera que pienses cual quieres que sea tu realidad.

Suscríbete a Blog Para Mamas (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y feliz semana.

6 reglas simples para una gran relación con tus hijos

Tagged Under : , , , , , , , , , , , , ,


Amor y respeto

Amor y respeto

Convertirnos en madre (o padre) conlleva a tener muchos miedos, inseguridades y preguntas sobre ¿cómo seremos?, ¿como serán nuestros hijos?, ¿seremos buenos padres?, ¿sabremos hacer nuestros trabajo?, y  pare usted de contar.

Creo que para muchos la noticia de que vamos a ser padres puede ser aterradora pero para todos los que ya somos padres (y madres) es sin lugar a duda la experiencia más gratificante de todas. Más gratificante que casarse, que ser campeona nacional de gimnasia y representar a mi país en el exterior, que iniciar un negocio, y de tratar de inspirar a muchos a realmente disfrutar a nuestros hijos dándoles todo el amor y respeto que se merecen.

Pero seamos honestos; todos fallamos, metemos la pata,  hacemos cosas que después entendemos que no fueron las mejores, regañamos más de la cuenta, y mucho más. Probablemente uno de los mayores problemas es que queremos decidir la vida de nuestros hijos y que sean lo que nosotros queremos que sean y como nosotros queremos que sean. Creo que tenemos que dejar de enfocarnos en quienes y como queremos que sean y aceptarlos, respetarlos y quererlos como son (suena lindo, ya sé que es difícil pero creo que esa debería ser la meta).

Aquí les dejo unos consejos o tips que he recopilado con el tiempo y que creo que nos pueden ayudar.

1) NUESTRO PRIMER TRABAJO ES AMARLOS Y ESTAR AHÍ PARA ELLOS; esto está por encima de todo lo demás. Por supuesto, tenemos que mantenerlos seguros, alimentados, vestidos, cambiar sus pañales, bañarlos, etc. pero partamos de más allá de lo básico para vivir.

Lo importante es que el niño se convierte en un adulto que es amado. Esto es más complicado de lo que parece porque es nuestro trabajo para guiarlos, los criticamos, regañamos, juzgamos, castigamos y todas estas vivencias y sentimientos se van interponiendo en nuestra relación de amor.

O sea que si al final de tu vida puedes decir que estuviste allí para tus hijos y tu familia y que él/ella se sintieron amados, entonces has tenido un gran éxito.

2) ES MÁS IMPORTANTE TU EJEMPLO Y TUS ACTOS QUE TUS PALABRAS

Cuando castigamos, aprenden cómo castigar y no cualquier otra lección que pensamos que estamos enseñando. Si deseas enseñarles a que lleven una vida saludable tú debes ser ejemplo; por ejemplo, comiendo alimentos sanos y haciendo ejercicios. Si deseas que amen su trabajo trata tú de hacer lo mismo y dedicarte a algo que te apasione. Si quisieras que lean, apaga tú la televisión y ponte a leer; si quieres que no juegue videos todo el día apaga tu computadora y deja tu celular descansar un rato

3) UN ABRAZO ES MAS PODEROS QUE UN CASTIGO

Cuando se porte mal y lo quieras castigar o regañar, trata primero de ponerte en sus zapatos, trata de empatizar; ¿por qué lo hizo? ¿que lo llevo a hacerlo?, simplemente entender primero. Habla y exprésate sin gritos y amenazas, explica porque fue un mal comportamiento y las consecuencias que conlleva ese mal comportamiento, porque no se debe hacer y qué pasa con las personas que se comportan de esa forma.

Yo recuerdo que mi papá era muy bueno en eso y cuando yo era chiquita siempre pensaba que porque no me castigan y me pegan como al resto de mis amigas. Lo que él hacía era sentarnos  a tener largas conversaciones sobre nuestro comportamiento y sus consecuencias y al final muchas podían terminar en un gran abrazo. Difícil después de esto volver a repetir el mismo mal comportamiento!

4) CONFIA EN ELLOS

Es difícil aceptarlo pero es bueno que tomen riesgo, que fracasen y enséñales que esas son enseñanzas valiosas que nos hacen más fuertes y exitosos. No tengas miedo constante por los posibles riesgos a los que se enfrenten y los errores que puedan cometer. No les muestre tu miedo, demuéstrales que cofias en ellos y en su capacidad para escoger su camino y tomar decisiones. Si tú confías en ellos; ellos confiaran en sí mismo. Crecerán sabiendo que las cosas pueden ir mal pero con la confianza de que todo va a salir bien al final.

5) DEJA QUE SEAN QUIENES SON Y QUIENES VAN A SER

No puedes (ni debes) estar en control de todo. Quizá lo que es importante para ella/él no es importante para ti pero eso es ella/él no tú, es su esencia que no es la misma tuya. Déjalo que se exprese a su manera, que persiga lo que es importante para ella/él. Al final nadie tiene la verdad en la mano de que es lo mejor para cada quien y todos estamos buscando siempre el camino de la felicidad.

6) COMPARTE CON TUS HIJOS

Lee con ellos, caminen en la playa o en la montaña, hagan ejercicios, monten bicicleta por un lugar bonito, haz un picnic, ten buenas conversaciones, contempla las estrellas y las maravillas de la naturaleza, escucha música, cocina con ellos, recíbelos cada mañana  con una sonrisa y un gran abrazo, cuéntale historias, corran juntos. En fin comparte la vida con esas personas que Dios nos puso en nuestro camino, que tanto queremos y a quienes llamamos nuestros hijos.

Suscríbete a Blog Para Mamas (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba. Gracias y feliz semana

Escojamos SER padres felices y tendremos hijos felices

Tagged Under : , , , , , , ,

Escojamos ser felicesSer padres puede ser muy estresante (o no), como muchas otras cosas en la vida es nuestra elección. El estrés y la preocupación en nuestra tarea de padres existe y seguirá existiendo, la idea es aprender a lidiar y no hacer de cada situación difícil un momento de conflicto.

Los niños hacen berrinches, demandan, ven las cosas nada más desde su punto de vista, siempre necesitan algo, se lastiman, pelean entre sí, en la adolescencia empiezan a rebelarse y a faltar el respeto pero hay muuuuuuchas cosas muy buenas también.

Lidiar con el estrés diario de nuestros hijos es como lidiar con cualquier estrés, lo que pasa es que con nuestros propios hijos todo se magnifica porque ellos son lo más importantes para nosotros. Dependen de nosotros a nivel económico, emocional, educacional, etc. y por supuesto, estamos emocionalmente muy apegados a ellos.

Tenemos que trabajar mucho en el desapego y en no tomarnos las cosas a nivel personal. En tratar de ver las acciones y palabras de otros como sólo fenómenos  que ocurren que no tienen que ver con nosotros o nuestro comportamiento. Si nos caen palitos, hojas y agua de un árbol porque la brisa sopló no nos molestamos con el viento pero si hubiera una persona detrás de esa acción nos molestaríamos muchísimo.  Debemos tratar de aprender a ver las acciones de nuestros hijos como el viento que sopló y solo encontrar una respuesta adecuada en vez de estresarnos por lo que está ocurriendo.

Cuando nuestros hijos están haciendo algo distinto a lo que quisiéramos, tratemos de liberarnos del pensamiento de ese resultado deseado que nos perturba y estresa  y luego dales un abrazo. Deja que el amor guie tus acciones. Enséñalos y edúcalos, no los controles. Sé un buen ejemplo de cómo deben comportarse precisamente con tu respuesta compasiva. Por lo general, te están viendo tus acciones más que escuchando tus palabras y es así como aprenden.

Estas habilidades por supuesto que toman mucho tiempo y dedicación pero vale la pena intentarlas por el bienestar de nosotros y ellos. Solo el hecho de tratar de ponerlo en práctica es muy positivo. Con todo esto dicho, hay algunas cosas que podemos hacer para relacionarnos nos nuestros hijos con más facilidad  y menos estrés.

Como hacernos la vida más fácil?

  1. Enséñeles a ser autosuficientes. Cada paso en su debido momento. Enséñalos a cuidarse por sí mismos y a ser independientes.
  2. Establece límites. Hay ciertas líneas que no podemos cruzar por razones de seguridad y cuanto antes dejes estas muy claras mejor será. Luego están las líneas que no es apropiado cruzar porque seríamos irrespetuosos y haríamos daño. También hay que enseñarles lo antes posible porque no debemos cruzar estas líneas y cuales son las consecuencias.  La consistencia es la clave, es la forma más eficaz de aprender.
  3. Dales responsabilidades. Los niños deben tener tareas en la casa; hacer sus camas, recoger su ropa, poner la mesa, dejar su uniforme listo la noche antes, etc.  De acuerdo a la edad irles dando responsabilidades.  (Esta a mí me cuesta ponerla en práctica porque están muy ocupadas durante el día, cosa que no debería ser como verán en la próxima sugerencia). En fin, la idea es tratar de que tú no tengas que hacer absolutamente todo.
  4. Tiempo libre, no programes demasiado. Muchos padres cometemos el error de meter a nuestros hijos en demasiadas actividades y luego estamos invadidos de prácticas, reuniones, competencias, recitales, torneos, etc. Cuando tienen demasiadas actividades no tienen tiempo de jugar, dejar volar la imaginación y simplemente estar sin hacer nada por un momento. Este sistema acelerado del día a día nos provoca estrés a ellos y a nosotros como padres.
  5. Relaje sus expectativas. (Para mí muy importante y quizá la más difícil de lograr).  Los padres tendemos a esperar que el mundo de nuestros  hijos, sea casi perfecto (por no decir perfecto) y eso por supuesto es totalmente irreal. Aceptémoslo y amémoslos  como son y por lo que son y propongámonos pasarla bien con ellos; acuérdate que Dios no los prestó por un rato.
  6. Da apoyo y no critiques constantemente. Acepta las debilidades de tus hijos y entiende que precisamente son sus debilidades  (todos las tenemos). No critiques las cosas que les cuesta hacer, acompáñalos y ayúdalos a mejorar en lo que más les cuesta pero no los critiques. Esta actitud por parte de los padres genera respeto hacia nosotros por parte de nuestros hijos. Uno de nuestros principales objetivos es que hagan las cosas por convicción y no por miedo. Al final es importante entender que la vida nos confió a estos seres por un tiempo para prepararlos a que eleven su propio vuelo. Quizá estaremos de acuerdo con este vuelo o quizá no, en todo caso hay que respetar y acompañar.

Yo digo todas estas cosas como si ya las hubiera logrado y perfeccionado. Por supuesto que no -muy lejos – pero trabajando en esa dirección.  Tengo una suerte increíble porque tengo una familia y unas hijas maravillosas y agradezco por eso todos los días de mi vida.

Ser padres puede ser estresante, pero también puede ser muy muy alegre y gratificante. Escojamos tener una familia alegre y feliz!

9 Habilidades esenciales para los niños de hoy; los adultos de mañana

Tagged Under : , , , , ,

9 habilidades para niños de hoy y adultos de mañana

Es difícil saber cómo será el mundo en 20 años y por eso es difícil preparar a nuestros hijos para el mundo de mañana. No es nada fácil predecir el futuro por lo que es complicado criar, educar y preparar a nuestros hijos para lo que se va a necesitar, o lo que va a ser importante cuando ellos sean adultos y sea el momento de empezar a trabajar.


Entonces, ¿cómo preparar a nuestros niños para un mundo que es impredecible y desconocido? Creo que es imprescindible enseñarlos a adaptarse y a saber hacerle frente al cambio. Creo que hay un conjunto de habilidades esenciales para prepararlos para el futuro, que no es más que un mundo desconocido que nunca deja de cambiar.

Estas son 9 habilidades que creo son esenciales para los niños de hoy y el éxito de los adultos de mañana.

  1. Hacer preguntas. Queremos que sean capaces de aprender por sí mismo porque de esta manera no están esperando que todo lo que necesitan se les enseñe. Es importante que sean inquisitivos y se pregunten y cuestionen el mundo que les rodea y lo que les interesa. Por suerte, los niños hacen esto de forma natural,  nuestra tarea es simplemente alimentar y promover esta inquietud. La mejor forma (como siempre) es modelar esa conducta. Cuando tú y tu hijo se encuentran con algo nuevo y desconocido háganse preguntas y exploren  juntos las posibles respuestas. Jamás lo castigues o reprimas por hacer preguntas.
  2. Resolver problemas. Si un niño sabe resolver estará preparado para trabajar porque el trabajo no es más que resolver constantemente: una nueva habilidad, una nueva necesidad, un nuevo reto, una nueva tecnología, etc. Enséñalos a resolver por sí mismo, no trates de resolver constantemente por ellos, déjalo que explore diferentes posibles soluciones.
  3. Trabajar en proyectos. Después de tantos años de trabajo (tanto como por mi cuenta como para muchas empresas nacionales e internacionales) sé que el trabajo siempre implica un proyecto, a veces pequeño, a veces grande. Este blog es un proyecto, mi libro es un proyecto, la venta de mi primer libro será otro GRAN proyecto; mi trabajo en bienes raíces implica siempre un proyecto; en los medios, como periodista, siempre tenía un proyecto.  Sé que puedo llevar adelante un proyecto porque los he hecho en mi vida. Trabaja en algún proyecto con tu hijo/a, empiécenlo juntos y cada vez dale más independencia. Todavía no he hecho un gran proyecto con mis hijas pero es precisamente lo que quisiera hacer porque sé que es una tremenda enseñanza y una forma divertida de compartir y aprender. ¿Tienes alguna idea o proyecto que hayas desarrollado con tus hijos?  Mi hija mayor escribió un libro para un concurso literario pero fue un trabajo independiente, hecho únicamente por ella.
  4. Independencia. Debemos enseñar a nuestros hijos a ser independientes (esta me cuesta un poco porque como madre gallina prefiero que estén bajo mi protección; menos mal que Andrés equilibra la balanza y me ayuda a darles más independencia) Lentamente debemos animarles a hacer las cosas por su cuenta. Enséñales cómo hacerlo, modela lo que debe hacerse, ayúdalos a  hacerlo, luego ayuda menos y finalmente déjalos que cometan sus propios errores. Déjalos que tenga confianza en sí mismo; una vez que sean independientes se darán cuenta de que no es necesario un maestro, un padre, o un jefe para decirles qué hacer
  5. Una pasión Esta me cuesta un poco a mí personalmente. Sé que es importantísimo encontrar tu pasión pero por ahora solo he descubierto algunas cosas que disfruto mucho haciendo: deportes, hacer ejercicios (sobre todo al aire libre), cocinar, escribir e investigar sobre los temas que escribo: salud, alimentación y  crianza en general. Creo que es importante ayudar a nuestros hijos a que encuentren lo que realmente disfrutan haciendo – hay que tratar distintas cosas-  No desalentemos ninguno de sus intereses y no le quitemos la diversión que representa para ellos, eso es precisamente lo que lo hace gratificante.
  6. Ser felices estando a solas. No enseñarlos a encontrar la felicidad y el disfrute solo en compañía de otros o en cosas externas como comprar, jugar video juegos o ver televisión. Déjemelos desde pequeños que se aprendan a entretener y divertir por sí solos: leyendo, jugando, imaginando. Dales la oportunidad de tener un tiempo a solas.
  7. Compasión. Es quizá una de las habilidades más necesarias. La necesitamos desarrollar para trabajar bien con otras personas, para que nos importen los demás y no solo nosotros mismos, y para ser felices nosotros  haciendo felices a los demás. Como siempre, nosotros como modelos ayudamos a nuestros hijos a tener compasión. Muestra empatía preguntando a los demás cómo se sienten, qué opinan y también pregunta a tus hijos qué piensan ellos sobre situaciones o personas específicas. Demuestra cómo podemos ayudar a aliviar el sufrimiento de otros y cómo hacer más felices a otros con pequeñas amabilidades.
  8. Tolerancia. Generalmente crecemos en un mundo rodeado por personas que en su mayoría son parecidas a nosotros  (al menos en apariencia) y cuando entramos en contacto con personas que son diferentes puede ser incómodo. Debemos exponer a nuestros  hijos a gente de todo tipo, de diferentes razas, diferentes culturas y costumbres y diferentes condiciones mentales. Muéstrales que no sólo es aceptable ser diferente, pero que las diferencias se deben celebrar, y que la variedad es lo que hace la vida tan hermosa.
  9. Aprender a aceptar el cambio. Es contradictorio como el ser humano, en general,  le cuesta el cambio y al mismo tiempo la vida es un constante cambio. Creo que ser capaz de aceptar el cambio y aprender a sacarle provecho es una de las habilidades más esenciales. Saber enfrentar el cambio será siempre una ventaja competitiva. Una vez más, seamos modelo de esta conducta y aprovechemos los cambios y giros que nos da la vida para buscar nuevas oportunidades y abrir nuevas puertas. Mostrar que el cambio está bien, que nos podemos adaptar y que podemos disfrutar y adoptar estas nuevas posibilidades que no existían antes. La vida es una aventura y así debemos verla

No se trata de únicamente dar a nuestros hijos un conjunto de lecciones, factores y fórmulas  para aprender, una carrera a seguir cuando no sabemos lo que el futuro traerá. También debemos, nosotros como padres, prepararlos para adaptarse a cualquier cosa, aprender por sí mismo, resolver, y dentro de 20 años, probablemente, nos agradecerán por eso.

Suscríbete a mi blog (RSSE-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una feliz semana.

Espero tus comentarios!

Cuidado con el sobrepeso y la obesidad en los niños: 3 soluciones básicas

Tagged Under : , , , , , , , , , ,


Cuidado con la obesidad y el sobrepeso

Cuidado con la obesidad y el sobrepeso

Desde 1980 la obesidad en los niños y adolescentes se ha triplicado en Estados Unidos y esta cifra es pero aún en la comunidad hispana. Hoy en día uno de cada 3 niños y adolescentes tiene sobrepeso y en la comunidad hispana el 40% de los niños tiene sobrepeso o es obeso.

Horror!!!! Hay que hacer algo urgente porque las predicciones sugieren que la generación de los niños de hoy morirá a una edad más joven que sus padres; esta sería la primera generación en la historia que muere más temprano que sus antecesores. Esto se deberá principalmente a enfermedades relacionadas con la gordura; como diabetes y problemas del corazón. La diabetes pasó de 30 millones en 1985 en el mundo a 346 millones en 2010.

Hace 30 años la mayoría de la gente vivía un tipo de vida en el que se mantenía un peso sano. Los niños caminaban a los colegios, había recesos donde se jugaba a la pelota, a correr, a saltar la cuerda, etc. Además después del colegio se reunían con los otros niños del vecindario a jugar toda la tarde. Las comidas se cocinaban en casa, se servían porciones “normales / moderadas” y se  comía mucho más vegetales y frutas. Comer comida rápida era raro.

Hoy en día el ritmo y estilo de vida de los niños es muy diferente. Son muy poco los que caminan  al colegio, los recesos son cada vez más cortos y estructurados, la tarde es de televisión, computadoras y video juegos. Los padres, cada vez más atareados, paran a comprar comida ya lista y las meriendas entre comidas son constantes y malas.

Los niños y adolescentes entre 8 y 18 años usan las computadoras, juegos de video, celulares y televisión un promedio de 7.5 horas al DIA. Solo un tercio de esta población hace la actividad física que se recomienda hacer a diario. El promedio del consumo de azúcar de niños y adolescentes es 32 cucharaditas al día cuando la dosis recomendada es entre 3 y 8.

Conversando con una gran amiga, Alessandra Pluchino, médico, nutricionista, atleta y con doctorado en kinesiología y ciencias del deporte en la Universidad de Miami; quien además ha trabajado con enfermos diabéticos ayudándolos a reorganizar su vida y su alimentación para mejorar su salud, me comentaba los 3 pasos SUPER básicos e importantes a seguir.

1-      Caminar, caminar, caminar (para los adultos). Los niños llevarlos al parque (sin ningún electrónico, por supuesto), ellos se encargarán de montarse en la barra, correr tras una ardilla o pelota, etc. Exponerlos al aire libre y a que se muevan.

2-      Comer todo aquello que provenga de la naturaleza, en su forma más básica.

3-      Si se va a comprar algo empacado mientras menos ingredientes haya en la lista mucho mejor. Sabías que el primer ingrediente listado es el que más contiene el producto. Es decir, si sale azúcar de primero eso es lo que más contiene ese producto.

Manos a la obra! Queremos mucho a nuestros hijos como para dejar que mueran a temprana edad y sufriendo de enfermedades que se pueden evitar con una vida sana y balanceada. Seamos ejemplo.

Suscríbete a mi blog (RSSE-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una feliz semana.

Espero tus comentarios!

El camino hacia la crianza sin estrés

Tagged Under : , , , , , , , , ,


Camino hacia la crianzasin estrés

Camino hacia la crianzasin estrés

Tengo que empezar por decir que no existe tal cosa como la paternidad o crianza sin estrés pero sí creo que hay formas de disfrutar alegría y paz en nuestro trabajo de criar y educar.

Los padres siempre tenemos algún tipo de estrés: cuando son más pequeños lidiamos con las rabietas, las malas noches, las rodillas raspadas y peor aún con los “piquis” para comer. Más tarde nos preguntamos si van a encontrar la felicidad en la edad adulta, si se podrán mantener por sí solos y si encontrarán el amor de sus vidas y formarán una hermosa familia.

La paz no es un lugar sin estrés pero un lugar donde aceptas el estrés como va apareciendo, un lugar donde lidias con las realidades solo a medida que se van presentando. Tratemos de no preocuparnos por lo que no ha pasado y por las cosas por las que no podemos hacer nada.  Por supuesto, es mucho más fácil decirlo que hacerlo pero tratemos. Cuando se te presente una situación difícil respira varías veces antes de actuar (o pegar un grito) y al final siempre abraza a tu hijo/a y demuéstrale tu amor.

Todos vamos aprendiendo esta vía solo cuando la vamos cruzando, cuando la vamos viviendo pero  aquí tengo algunos tips que nos pueden ayudar en una crianza sin estrés

  • Saluda a tu hijo cada mañana con AMOR,  con una sonrisa, un beso y un abrazo. Esta es la forma en que a todos nos gustaría ser recibidos cada día.
  • Lee con ellos con frecuencia. Es una manera maravillosa de compartir, educar, y explorar mundos imaginarios.
  • Juega, juega, juega y comparte! Construye castillos, juega al escondiste, a perseguirlos. Siéntense a tomar un chocolate caliente, hagan una limonada y deja que ellos expriman los limones (déjalos que lo hagan a su capacidad – solos – no critiques, ten paciencia). Juega a menudo, el juego es la esencia de la infancia. No trates de forzarlos a dejar de jugar.
  • Los padres también necesitamos tiempo a solas. Establece ciertas tradiciones/rutinas de modo que tengan tiempo para ustedes como pareja. No solo es sano y necesario, es ademán un excelente ejemplo para ellos.
  • Cuando tu hijo/a necesite tu atención, dásela (no a medias mientas lees los textos o los emails en tu celular). Esto NO significa que le tienes que dar atención constante pero cuando la necesita y te la pide pon tus 5 sentidos en eso.
  • Cuando tu hijo está bravo/molesto/frustrado ponte en sus zapatos y trata de entenderlo. No te limites a juzgar el comportamiento. Nuevamente usa gestos de amor (abrazo , escucharlo, etc)
  • Se tú modelo del comportamiento que quieres que tus hijos aprendan. No le grites para que paren de gritar. No te molestes cuando quieren pasar la tarde jugando juegos de videos cuando tú estás constantemente en el teléfono o la computadora. Mantén la calma, sonríe, se alegre, amable…. Sal al aire libre. Soy una ferviente creyente de estar al aire libre, de jugar afuera, de estar en contacto con la naturaleza.
  • Cuando surja un momento de tensión (y habrá muchos) aprende a lidiar con calma. A veces puedes inclusive aprovechar la oportunidad (si se presta) para hacer una broma; es una forma de enseñarlos a no tomarse las cosas tan en serio cuando no lo amerita. Respira y aléjate de la situación si sientes que has perdido los estribos, vuelve cuando estés más calmada y seas capaz de sonreír. Enséñales a disfrutar de la vida!
  • Recuerda que tu hijo es un regalo de Dios y que no va a ser niño/a por mucho tiempo. Cada momento que puedes pasar con ellos es un milagro, disfrútalo y saboréalo. Siéntete agradecido por ese momento.
  • Deja que tus hijos compartan contigo sus intereses. Horneen galletas, hagan ejercicios, lean, escriban, cocinen,  bailen, canten.
  • Metete e n la cabeza que cuando metes la pata, como padre, todo estará bien (esta es muy difícil para mí) Perdónate a ti mismo, PIDE DISCUPAS. Usa el modelo que quisieras que tu hijo/a use cuando sea él/ella quien mete la pata.
  • Establece límites y reglas. Deja claro lo que no es aceptable. No puedes hacerte daño a ti mismo y a otros y debes tratar a los demás con amabilidad y respeto. Dentro de los límites permite libertad.
  • Has ejercicios; esto ayuda mucho con el estrés. Sal a correr por un lugar bonito
  • Un solo frente, un solo equipo, TU y tu pareja. También ayuda al balance; cuando uno de los padres comienza a perder los estribos, el otro debe ser una fuerza que calme
  • Aproveche cada oportunidad para enseñar bondad y amor. Es la mejor lección.
  • Así como comenzaste con un amanecer lleno de manifestaciones de amor termina el día igual. Aprovecha el momento de irse a la cama para agradecer por otro hermoso día con ellos y en familia. Da gracias por los hijos que tienes y bésalos y abrázalos antes de que se duerman. (Otro día les comparto mi hablada con ellas por las noches)

Suscríbete a mi blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una feliz semana!.

No tengo tiempo

Tagged Under : , , , , ,

Hace poco escribí sobre la necesidad de volver a lo básico en este mundo acelerado en el que vivimos y parte de la “norma” de este mundo es no tener tiempo para nosotras (madres),  para cuidarnos a nosotras mismas.

No excusas - Comienza a hacer ejercicios

No excusas - Comienza a hacer ejercicios

En este artículo me refiero  específicamente  a tiempo para hacer ejercicios y su importancia para nuestro bienestar y nuestra salud.  Es cierto que cada vez es más difícil encontrar tiempo para hacer ejercicios pero también es cierto que muchas veces perdemos tiempo en cosas que no nos aportan nada, o muy poco.

Tengo que empezar por decir que no soy persona de gimnasios y lo comprobé una vez más hace un par de años cuando me inscribí en uno súper bueno (y caro) y creo que fue el año en que menos ejercicio he hecho. No iba porque me tardaba mucho entre llegar allá, hacer la clase, bañarme, vestirme y llegar nuevamente a trabajar y tampoco salía a la calle, al parque o a la playa a hacer ejercicios porque pues ya estaba pagando un gimnasio para eso.

¿Qué hago ahora? Ya no estoy en ningún gimnasio. Ahora salgo a correr, al parque a hacer ejercicios o a nadar en la playa cuando tengo tiempo. ¿Y cuando tengo tiempo? Yo trabajo por las mañanas (soy agente inmobiliario), doy clases de gimnasia a niñas y estoy muy involucrada en el colegio de las niñas.   En las tardes trato de dedícarme  mis hijas a menos que tenga algún cliente que atender.  Entonces lo que hago es que cuando dejo a mis hijas en alguna actividad como gimnasia, piano o natación aprovecho esa hora o media hora y me voy a correr por la calle, o a hacer ejercicios a algún parque que me quede cerca en vez de irme a tomar un café, quedarme conversando con una amiga  o quedarme revisando el celular una vez más.

Aprovecha el tiempo que tienes,  te aseguro que si revisas tu horario encontrarás media hora aquí o allá. Es cuestión de determinación y de realmente querer. Una vez empieces te sentirás mejor, física y mentalmente.  Trata de divertirte, disfruta de la naturaleza y sobre todo empieza ya!!! La idea es hacer algo todos los días, por poco que sea.  Camina, corre,  sube una colina o un puente o una montaña (lo que te quede cerca) has unas planchas, salta cuerda,  guíndate de unas barras o unas paralelas en el parque.  EMPIEZA, luego el ejercicio va agarrando estructura y forma.

Te sentirás inmediatamente con más energía y tu salud comienza a mejorar enseguida. No olvides comer sano, lo más sano que puedas.

Suscríbete a mi blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una feliz semana.

La necesidad de volver a lo simple

Tagged Under : , , , , , , , ,


Regresar a lo simple

Regresar a lo simple

Demasiado expuestos, muy temprano, muy sexy y muy joven, fueron las frases con las que Kim John Payne, autor del libro “Simplicty Parenting”, se refirió a la exposición de los niños a los medios de comunicación y al mundo de los adultos en general

Payne, a quien tuve la oportunidad de escuchar recientemente en una excelente charla en el colegio de mis hijas, comentó que el ritmo acelerado en el que vivimos se ha convertido en la norma y que esto ha traído graves consecuencias a los niños de hoy.

Comentó que la exposición prematura a los medios, el ritmo acelerado de vida, los horarios matadores de 5 actividades por día y el abuso del uso de las pantallas provocan un estado de locura a nivel del sistema neurológico de los niños.  La esencia del “YO” del niño se pierde en esta locura.

El especialista, quien aparece constantemente en medios de comunicación a nivel nacional en Estado Unidos y es consultor para cientos de colegios públicos y privados en este país, considera que cuando la mente de un niño entra en caos por la sobresaturación comienza a trabajar en “estado de sobrevivencia”.

Payne hizo una comparación que me llamo mucho la atención para explicar cómo funciona el estado de sobrevivencia. Explicó que cuando nuestro hijo tiene fiebre, nosotros, inmediatamente como padres, bajamos la intensidad de las actividades –no lo enviamos al colegio, o al soccer o a la natación o a la gimnasia, le damos comida más sana, y dejamos que duerma más y que descanse. Pues lo mismo pasa con la mente; necesita volver a lo básico, a lo sano, a la calma, a lo simple.

¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestros hijos a sobrevivir el ritmo acelerado de hoy en día que se ha convertido en la “norma”?

Volver a lo sano, o la básico y a la calma

Volver a lo sano, o la básico y a la calma

10 Sugerencias para ayudar a tu hijo a vivir más relajado y feliz

  1. Escucha tus instintos como padre/madre y síguelos. El hecho de que “todo el mundo” este haciendo algo de una forma no significa que es lo correcto y que es lo mejor para tu hijo.
  2. Disminuye las actividades extraescolares
  3. Disminuye el tiempo frente a la televisión, los juegos de video y las pantallas en general
  4. Crea y sigue las rutinas en la casa. Horarios para desayunar, para hacer tareas, para bañarse, etc. Crea un ritmo en el que pasen las cosas. Esto les da mucha paz y tranquilidad a los niños.
  5. Hazles un resumen de cómo va a ser el día, sobre todo si algo va a ser diferente de lo acostumbrado. El saber con anticipación cómo será su día los ayuda a relajarse y concentrarse más en los asuntos del colegio.
  6. Menos es más. No les des todo lo que quieran, ni siquiera todo lo que “necesitan”.
  7. Has limpieza en el cuarto de juguetes, en los libros, en la ropa. Trata de que el mundo que los rodea no este saturado.
  8. Déjalos que se aburran, que tenga momentos en los que tengan que inventar para distraerse. Esta es una excelente forma de desarrollar la creatividad. Acordémonos que cada vez hay más personas en el mundo que trabajan por su cuenta (cerca de un 50% hoy en día en EEUU). Cada vez más, inclusive las grandes empresas, buscan personas innovadoras, creativas y con la capacidad de adaptarse.
  9. Ya dije menos, menos, menos, tiempo frente a las pantallas, cualquiera que sea, así sea “educativa”
  10. 10. Filtra las conversaciones que tienes con adultos cuando estés frente a tus hijos. Muchas veces estas conversaciones no son apropiadas y les deja a los niños un mensaje incorrecto. Ese mensaje puede ser: “no estoy seguro”, el mundo es malo”, la gente es mala”, etc.

Yo podría agregar una más: el contacto con la naturaleza. Es algo que realmente me relaja a mi y a mi  familia. Una caminata tranquila al aire libre, un paseo por la playa,  ver un atardecer. La idea es la misma;  vuelta a lo básico, a lo natural, a lo simple.

Quizá no podamos declarar fácilmente paz a nivel mundial pero seguro podemos declarar paz en nuestros hogares.

Suscríbete a mi blog (RSSE-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una feliz semana.

Espero tus comentarios!

Madre a hija: Increíbles sugerencias para fomentar una gran relación

Tagged Under : , , , , , , , , ,


Relación madre-hija

Relación madre-hija

  1. Déjala que cometa errores y que aprenda de ellos. No le resuelvas todo, así la ayudarás a ser independiente y emprendedora
  2. Escríbele notas y ponlas en su lonchera o bolso. Sorpréndela con gestos de amor.
  3. Has de la cena (comida) un momento sagrado. Todos tienen que estar presentes y todos serán escuchados (Uno de mis favoritos).
  4. Has palomitas de maíz y pon la película favorita de tu hija. Siéntate con ella a mirarla aunque sea tu quinta vez viendo la misma película.
  5. Cuéntale historias tuyas de cuando eras pequeña y de tu familia.
  6. Hagan un lindo picnic juntas aunque sea en el jardín de la casa. Planéenlo juntas
  7. Enséñale a disfrutar de una biblioteca y de los libros
  8. Enséñale a subir un árbol, hacer los “monkey bars”, a ser fuerte y a no tener miedo.
  9. Escriban poemas juntas. Les va a encantar leer estos poemas en algunos años.
  10. Más temprano que tarde va a escuchar sobre alcohol, sexo y drogas, háblale tú antes que los demás.
  11. Caminen por la orilla del mar o en una montaña.
  12. Déjala que use tus tocones, maquillaje y accesorios para jugar en la casa. Asegúrate que ella entienda que esto no se hace para salir a la calle hasta que tú lo consideres apropiado
  13. Enséñale buenos modales desde temprana edad y ponlos en práctica en el día a día
  14. Mándale alguna nota o tarjeta postal cuando estés fuera de casa
  15. Enséñale a dar gracias a Dios cada mañana y a celebrar el nuevo día
  16. Enséñale a ser ordenada y mantener sus cosas limpias y arregladas.
  17. Llévala contigo al trabajo alguna vez; le encantará ver lo que haces. Déjala hacer algo, se sentirá muy importante.
  18. Mantén presente que siempre te está observando: como  tratas a tu familia y en general como llevas tu vida.
  19. Nunca la hagas sentirse responsable por tus frustraciones y rabias a menos que ella sea la culpable.
  20. Déjale saber lo orgullosa que te sientes por sus habilidades y logros y no recalques constantemente su belleza exterior.
  21. Recuerda que la forma de lograr tener conversaciones  profundas con tu adolecente es empezar cuando es pequeña.
  22. Enséñale a que preste más atención a lo que la gente es en lugar de lo que la gente tiene.
  23. Prepárala para las presiones sociales en el colegio; lamentablemente cada  vez comienzan más temprano.
  24. No caigas en el juego de que está bien para una niña de 8 años mostrar su barriga, pintarse las uñas y usar brillo en los labios para salir.
  25. Enséñale juegos que los barones también disfrutan; carritos, trenes, pelotas, cuerdas.
  26. Ayúdala a desarrollar su amor por la naturaleza: acuéstate con ella a mirar las estrellas, busca pequeños animales o simplemente siéntate a contemplar el mar o el lago.
  27. Enséñale a escribir notas de agradecimiento
  28. Enséñala a disfrutar de ser una niña, tendrá tiempo suficiente de ser una mujer.
  29. Acuérdate que ganará confianza en sí misma cada vez que haga algo fuera de su zona de confort; no la limites a lo que le es cómodo y fácil.
  30. Asegúrate que sepa que quizá ustedes no piensan igual o no están de acuerdo en algunas cosas pero que tu amor por ella es incondicional y que siempre estarás ahí.
  31. Disfruta cada momento que ella quiera estar contigo; esto no será siempre así.
  32. Fomenta las visitas a casa de la abuela y la familia; por alguna extraña razón las abuelas y las nietas les gusta estar juntas.
  33. Acepta que cuando tenga cierta edad ella no va a querer decir todo lo que piensa y tú tampoco lo querrás saber.
  34. Ayúdala a identificar sus fortalezas y a que trabaje en sus debilidades.
  35. Admite que muchas veces la vida social en el colegio es muy competitiva: calificaciones, amigos, deportes, popularidad, look. Reconoce que vive bajo presión.
  36. Pon en práctica cuatro reglas básicas: no se voltean los ojos, no se tiran las puertas, no se grita y se respeta.
  37. Ensénale a respetar a los maestros.
  38. Tendrás momentos en que te sentirás que tu trabajo de mamá ha sido maravilloso y que estás teniendo los resultados esperados y otras veces te sentirás convencida de lo contrario. Estos sentimientos son normales.
  39. Recuérdale que ninguna de las dos tiene siempre la razón pero que tú siempre serás la mamá
  40. No dejes que su humor (o mal humor) gobierne el ambiente de la casa. Esto sería totalmente insano.

Las 5 reglas básicas

  1. Se su madre y no su amiga
  2. Déjala que viva su vida y que tenga sus propios sueños. No trates de hacer su vida la tuya.
  3. Sé una mujer con confianza en ti misma.
  4. Sé una buena esposa. Tú influirás en su futura relación de pareja
  5. Está consciente que tu meta no es ser el centro de su vida para siempre si no enseñarla a ser independiente.

Suscríbete a mi blog (RSSE-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Espero tus comentarios!

¿Quién es la mejor madre de todas?

Tagged Under : , , , , , , , , ,


Quién es la mejor madre?

Quién es la mejor madre?

Escuchamos hablar de diferentes tipos de madres: las que trabajan, las que se quedan en casa con los hijos, las estrictas, las permisivas y liberales, las amigas de sus hijos, etc. Hay muchas etiquetas pero poco se sabe con certeza cuál de estas es la que mejor funciona en cuanto a producir hijos felices y exitosos. Lo importante es que nos preguntemos cual es la forma en que más disfrutamos nuestra tarea como madres.

Christine Carter, la autora del libro “Raising Happiness”, lleva más de 10 años investigando el tema y presenta 10 cualidades importantes para ser una “buena madre”. Ella y muchos otros especialistas en el tema de crianza coinciden en que ser felices es la característica más importante.

Las 10 cualidades más importantes para ser una “buena madre”

  1. Ser felices: investigación tras investigación sugiere que la felicidad de los padres conlleva por lo general al bienestar de los hijos y ayuda a que estos alcancen con más facilidad sus metas y objetivos. “Las madres felices son las mejores madres”.
  2. Vivir sin estrés y no demasiado ocupada: como madres es necesario tener la habilidad de estar presentes y ser pacientes. Este es uno de los mejores regalos que le podemos dar a nuestros hijos. Ya sé que es difícil mantener la paciencia ante tanta presión que enfrentamos en el día a día pero es importante aprender técnicas de relajación – meditación, yoga-  para trabajar nuestra paciencia y poder estar realmente presente cuando estamos con nuestros hijos.
  3. Vivir en una relación romántica feliz: pocas cosas en la vida son más importantes para nuestra felicidad  que nuestra vida amorosa o de pareja. Si vivimos en una relación de pareja armoniosa y no conflictiva nuestros hijos tendrán como ejemplo una relación sana que los ayudará en sus propias relaciones de amistad y pareja.
  4. Ser cariñosa y afectiva: esto significa que no debemos dejar de demostrar nuestro amor y afecto por nuestros hijos inclusive cuando estamos enojados con ellos. Debemos usar otras herramientas para disciplinarlos pero no dejarles de demostrar nuestro cariño y amor incondicional. Nuestro amor por ellos debemos demostrarlo en las buenas y en las malas.
  5. Determinar los límites y mantenerlos: debemos ser la madre de nuestros hijos y no sus mejores amigas. Esto significa decir no cuando es necesario inclusive cuando ese “no” nos duele más a nosotros que a ellos. Debemos establecer reglas y respetarlas.
  6. 6. Permitir que cometan errores: nuestra naturaleza como madres nos hace ser protectoras y es así como tratamos de evitarles que cometan errores, sobre todo aquellos que más le van a doler. De esta forma no los dejamos ser independientes y formarse realmente como adultos dejando que aprendan de sus propios errores.
  7. 7. Ser comprensiva y promover la independencia: enseñarlos a que tomen sus propias decisiones, a escuchar su propia voz para que de esta forma aprendan a saber lo que quieren en la vida. No es lo que mami quiera para ellos pero lo que ellos quieran para sí mismo.
  8. 8. Promover buenos hábitos familiares: es importante inculcar hábitos diarios que  evoquen emociones positivas como apreciación, confidencia y compasión en vez de posesión -“tener derecho a” o “merecerse todo”. Aquí tienes algunos ejemplos: durante la cena agradece por la comida que tienes. En la mañana, agradece por el nuevo día y por la familia. Permíteles tiempo libre después del colegio para que jueguen un rato libremente y desarrollen su imaginación y felicidad.
  9. 9. Halagar la constancia en el trabajo en vez del talento natural: para lograr el éxito en cualquier  área debemos trabajar horas y horas en esto. Nada se gana de gratis en la vida inclusive si tienes talento natural.
  10. 10. No somos perfectas: y no esperamos nunca la perfección de nuestros hijos. La perfección o la búsqueda de la perfección es una forma de infelicidad.; es una vida llena de temor a no ser suficientemente buenos. Debemos darles espacio y permitirles que cometan errores que se ensucien con tierra, que caminen descalzos, que hagan un desastre.
Mamá feliz: la mejor madre de todas

Mamá feliz: la mejor madre de todas

Ya sé que muchas de estas cualidades las hacemos con facilidad y otras nos cuesta mucho ponerlas en práctica. La idea es trabajar en aquellas que más nos cuestan y no sentirnos mal porque tenemos etapas en las que estamos más decaídas o tristes. Debemos ser madres que amamos nuestra vida y a nuestros hijos con todo nuestro corazón.

¿Cuáles otras cualidades consideras que deben incluirse en esta lista? Espero tus sugerencias.

Suscríbete a Blog Para Mamas (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba. Gracias y feliz semana

Lo mejor del Blog

By Dates