Los bebés alimentados con leche materna no necesitan agua

Tagged Under : , , , ,

El DesteteSabías que no es necesario darle agua a un bebé que sólo toma leche materna. La leche materna está compuesta por 87 por ciento agua y 13 por ciento sólido. Entonces, ¿Para qué más agua?

No agua en los primeros días de nacido: Inclusive en los primeros días de nacido cuando a la madre solo le sale el colostrum el bebé no necesita tomar agua. Con tomar colostrum se mantendrá completamente hidratado (esto por supuesto asumiendo que el bebé está comiendo correctamente)

No agua para bebes
No agua hasta los seis meses: a los bebés que sólo toman leche materna se les comienza a dar agua una vez que comiencen con las comidas sólidas o un poco antes para que se acostumbren y aprendan a tomarla. Unas dos semanas antes de que planees comenzar con los sólidos (por lo general alrededor de los seis meses) puedes empezar a ofrecerle a tu bebé un pequeño vasito con tapa con pedacitos de hielo (no agua con hielo) para que no les salga mucho líquido y se atore cuando chupe. La idea de los hielitos es que se vayan derritiendo poco a poco y les salga agua de a poquito. Además, les divierte el sonido de los hielos en el vaso cuando lo mueven. Esta es una forma en la que aprenden a tomar con vaso de una vez (sin pasar por tetero o biberón) y desde bien pequeños.

No agua para bebes 3
No agua aunque haya mucho calor: aunque haya mucho calor y pienses que tu bebé esta sediento y acalorado es suficiente con que le des leche materna. No tienes que darle agua y mucho menos jugos u otras bebidas refrescantes. Si hace mucho calor dale leche materna con más frecuencia. Una gran cantidad de estudios han determinado que los bebés alimentados exclusivamente con leche materna no necesitan agua. Los estudios se han hecho en sitios muy calientes y húmedos y calientes y secos.

Obesidad Infantil

Tagged Under : , , , , , , , ,

Mientras más temprano se evite la obesidad mejor serán los resultados

Sobrepreso Infantil

Sobrepreso Infantil

Los problemas que conducen a la tan comentada obesidad infantil pueden empezar inclusive desde el vientre materno y en los primeros años de vida. Los investigadores sostienen que un niño que hasta los dos años ha sido gordo probablemente tendrá problemas de sobrepeso por el resto de su vida.

El tema de la obesidad infantil y como evitarla es cada vez más común. De hecho, en este momento existen diferentes campañas para reducir el consumo de comidas chatarra, jugos y golosinas en las escuelas.  Sin embargo, estudios recientes realizados en Estados Unidos  sugieren que los esfuerzos que se hagan durante la edad preescolar y escolar  no son tan trascendentales como aquellos que se pongan en práctica durante los primeros dos años de vida y hasta en el vientre materno.

Según un artículo publicado en el New York Times,  los resultados de estos estudios indican que cada vez existen más evidencias de que eventos fundamentales y críticos  que ocurren durante los primeros años de vida, en la infancia y en el vientre pueden colocar a un niño en el camino hacia la obesidad y que salir de esta vía después de cierta edad es mucho más difícil.

Las  investigaciones sugieren que los esfuerzos preventivos deben empezar desde muy temprano en la vida.  Los resultados indican que:

1)      Debemos tener cuidado con los bebés gorditos, rellenitos y con rollitos, aunque lucen muy lindos, puede ser que estén creciendo y aumentando demasiado rápido para el beneficio de su propia salud.

2)     Debemos tener cuidado con las madres que fuman durante el embarazo, porque aunque esos bebés por lo general nacen bajos de peso, tiene mucho más probabilidades de sufrir de sobrepeso y obesidad

3)     Debemos tener cuidado con los bebés que duermen muy poco. Los bebés que duermen menos de 12 horas tienen más probabilidades de ser obesos cuando sean más grandes. Si no duermen suficiente y además ven más de dos horas de televisión al día, los riesgos de ser obesos aumentan mucho más.

Gracias a lo que se sabe por estos estudios recientes, algunas de las cosas que se deben poner en práctica desde muy temprano para evitar la obesidad están siendo  cada día más comunes.  De hecho, hoy en día, los doctores recomiendan que las mujeres con sobrepeso, rebajen antes de salir embarazadas para disminuir el riesgo de obesidad y diabetes en sus niños.

Además, para reducir la obesidad, recomiendan lactar al bebé hasta por los menos los seis meses, comenzar los alimentos sólidos alrededor de esa edad y establecer preferencias alimenticias sanas  antes de los dos años, después de esta edad, dicen los especialistas, es muy difícil cambiar el tipo de alimento que les gusta a los niños.

Ejercicios para niños

Ejercicios para niños

Por supuesto que mejorar el tipo de comida en las escuelas y aumentar las oportunidades para hacer ejercicios es importante pero quizás no es suficiente.  Los programas para los colegios son más fáciles de llevar a cabo porque se aplican a grandes cantidades de niños al mismo tiempo pero es necesario hacer otro tipo de campañas dedicada a niños de menor edad.

La mayoría de los programas en marcha o por ponerse en marcha están dedicados a niños de más de tres años o de más de cinco años y excluyen a los bebés y a las mujeres embarazadas.

Al igual que los niños y los adolescentes, los bebés son cada día más y más gordos. Uno de cada 10 niños de menos de 2 años está pasado de peso. El porcentaje de niños de entre 2 y 5 años que son obesos ha aumentado significativamente en los últimos años, de 5 por ciento en 1980 a 12.4 en 2006.

Muchos expertos coinciden en que algo está pasando desde muy temprana edad y que ese algo tiene efectos a largo plazo. Inclusive muchos especialistas les preocupa el sobrepeso de una mujer durante el embarazo porque ese es el primer medio ambiente donde habita el bebé. Además aseguran que los hábitos de sueño y alimentación desde temprana edad son determinantes en el peso de un niño.

Obesidad durante embarazo

Obesidad durante embarazo

Está preocupación se ha incrementado luego de que estudios convincentes demuestran que existe un vínculo directo entre la diabetes estacionaria (la diabetes que se produce durante el embarazo) y las probabilidades de que esos niños desarrollen diabetes. Un niño de una madre que sufrió de diabetes estacionaria tiene 4 veces más probabilidad de desarrollar diabetes durante su vida. Las mujeres que sufren de diabetes estacionaria sobrealimentan a sus bebés mientras crecen es sus vientres.

Los expertos sugieren que se debería tratar de cambiar la actitud cultural de que los bebés gordos son los sanos y que los flacos necesitan más alimentación. (Algunos tips para la hora de la comida)

La obesidad infantil, como señala la Organización Mundial de la Salud, es uno de los mayores desafíos de salud ya que la prevalencia del trastorno ha aumentado a un nivel alarmante.

La OMS calcula que hay más de 22 millones de niños menores de cinco años obesos o con sobrepeso en el mundo.

Temes que tu hijo sufra de sobrepeso? Cuéntanos tu historia.

Suscríbete a mi blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Las meriendas

Tagged Under : , , , , , ,

Cuando las meriendas sustituyen a las comidas

Merendando frutas

Merendando frutas

La necesidad de los niños de merendar a toda hora se ha convertido en una epidemia y es casi imposible salir de casa sin cargar algo de comer para darles a los más pequeños, no importa a donde vayamos o por cuanto tiempo.

Lo peor de esta costumbre, no es solo la comedera constante si no que en la gran mayoría de los casos esas meriendas son galletas y chips y casi nada preparado en casa.  Es cada vez más raro ver a los niños merendar frutas, yogurt, queso o zanahorias, por ejemplo.

Las mamás cargan comida (chips, oreos, cheerios, goldfish)  en el automóvil y en la cartera para controlar cualquier momento de ataque de hambre y por ende de mal comportamiento o arrebato. Estas meriendas constantes durante todo el día han ido sustituyendo a las comidas básicas: desayuno, almuerzo y cena y es allí donde esta el mayor problema.

Es muy difícil parar con esta práctica de comer constantemente cuando ya se ha convertido en una rutina, es como tratar de que un niño vuelva a dormir solo en su cuarto después de que ha dormido varios meses en la cama con papá y mamá.

Según muchos nutricionistas especializados en niños, la tarea de los padres es decidir qué, cuándo y dónde comen los niños. Sin embargo, aconsejan que los niños decidan  cuánto comen y si comen en un determinado momento. Recomiendan tener horas específicas para la merienda para que cuando les toque sentarse a la mesa a comer en familia la experiencia sea exitosa y placentera.

Tres aspectos importantes a la hora de la merienda

  • Comer a horas determinadas – mantener una rutina
  • Comer nutritivo
  • Comer pequeñas porciones para que las meriendas no sustituyan a las comidas

Una merienda adecuada a una hora apropiada tiene muchos beneficios

La merienda y sus beneficios

La merienda y sus beneficios

La merienda no debe ser nunca utilizada para mantener ocupados a los niños y se porten bien mientras las mamás van de compras o conversan con sus amigas. Tampoco les des comida mientras miran la televisión y para que maten el aburrimiento.

La merienda tiene una función importante dentro de la alimentación global de un niño y debemos procurar que estas comidas sean sanas y se hagan a sus horas. De hecho, una buena rutina de meriendas, a horas específicas y convenientes y con comidas nutritivas, puede ayudar a balancear la dieta de un niño que tiene poco apetito o de lo contrario no ingiera las calorías que necesita.  Las meriendas saludables aportan mucha de la energía y los nutrientes que necesitan los niños. Comienzan con las rutinas de las buenas meriendas desde que empieces a introducir los alimentos sólidos.

Escoge para las meriendas comida fresca y altamente nutritiva en vitaminas, minerales, proteínas y fibras, y trata de evitar comida procesada, enlatada y/o empacada que por lo general tiende a tener altos niveles de azúcar, sal y grasa y no calman el apetito por mucho tiempo.

Aquí te recomiendo algunas meriendas que puedes ofrecer a tus hijos:

  • Frutas cortadas en pedacitos pequeños. Por lo general un platico con pedacitos de distintas frutas de distintos colores les llama mucho la atención.
  • Pedacitos de queso. Puedes usar distintos tipos: queso mozzarella, queso blanco fresco tipo latino, queso amarillo, etc.
  • Palitos de zanahorias.
  • Yogurt.
  • Pedacitos de panes o galletas integrales con alto contenido de fibra.
  • Tofu. Puedes picar pedacitos de tofu y ponerlos a sofreír por dos o tres minutos por ambos lados en una sartén. El sabor es muy suave y es algo que a muchos niños les gusta.
  • Semillas de soya. (Edamame). Estas vainitas verdes japonesas les llaman mucho la atención. Les gusta sacar las semillitas de la vaina y comérselas. Este es un alimento rico en proteínas y muy nutritivo. (Estas semillas las aconsejo para niños mayores de 2 años). Las consigues en los automercados en las neveras de congelados y solo necesitas calentarlos en agua en el microondas o la estufa por pocos minutos.
  • Frutas secas  y nueces, almendras, y todo tipo de semillas. (también para niños mayores de 2 años)
  • Cereales bajos en azúcar con un poco de leche.
  • Tortas de zanahoria, banana o avena con nueces y  hechas con harina integral y azúcar negra sin la cubierta o capa de azúcar.
  • Pancitos integrales con jamón de pavo y queso, con mermelada/jalea y queso crema/ o queso blanco.

Un tip especial

No creas a ciegas en las comidas que dice “low fat” bajo en grasa. Por lo general, si se corta el nivel de grasa se aumenta el nivel de azúcar o sal para que la comida mantenga un sabor atractivo. Muchos alimentos “low fat” tienen las mismas calorías que la versión original del mismo alimento.

Recuerda que lo más importante es que las meriendas tengan una estructura, se hagan a horas determinadas y convenientes, no demasiado cerca de las comidas: desayuno almuerzo y cena, y aporten un beneficio nutritivo. También es importante mantener pequeñas porciones para que las meriendas no sustituyan a las comidas.

Por supuesto, comer una galleta, un chocolate o un helado de vez en cuando no hace daño, lo importante es que esta sea la excepción y no la regla.

Tips para la hora de la comida

Tagged Under : , , , , ,

Familia comiendo junta

Familia comiendo junta

En muchos hogares el tema de la comida es un gran problema, no solo por lo que comen o dejan de comer los niños sino por todo lo que hacen muchas madres para que sus hijos se metan algo a la boca.

Las típicas peripecias van desde perseguirlos corriendo por toda la casa para que coman cada cucharada hasta estar horas sentada usando trucos como el avioncito que va llegando al aeropuerto o contando uno y otro cuento para que terminen de comer. Esto, sin hablar de aquellos que sientan a sus niños frente al televisor con su programa favorito para que coman sin darse cuenta de lo que están haciendo.

Vamos a enfocarnos en la forma en que comen los niños y no en lo que comen o dejan de comer (sobre este tema estaré escribiendo muy pronto). Desde su nacimiento, el bebé adquiere unos hábitos alimentarios que lo marcarán para el resto de su vida y la forma en que consume los alimentos también formará parte de sus hábitos.

En muchas ocasiones los padres, con un gran deseo de que el niño esté bien alimentado, hacen de la hora de la comida el momento de más tensión en el hogar; reflejan angustia, y ansiedad en relación a la conducta del niño frente al alimento. La hora de comer debe ser placentera y no una experiencia torturante para ti y para él/ella y el resto de la familia. Hay varias cosas que podemos hacer y evitar desde el comienzo:

Bebé empezando a comer

Bebé empezando a comer

  • Fija un horario (rutina) para las comidas (desayuno, almuerzo, merienda y cena) y evita que coma entre comidas, esto facilita el logro de una mejor alimentación y los niños rápidamente aprenden y aprecian el hecho de tener  una rutina. Esta es además una excelente forma de establecer buena comunicación con la familia.
  • Asígnales un lugar para comer (silla de bebé o donde decidas que debe comer) y debe comer siempre en el mismo lugar. También les debe asignar su puesto en la mesa.
  • Cuando está empezando a comer sólidos déjalo que coma con las manos, esto lo ayuda con su desarrollo. No te preocupes por que se manche o haga desastre ya aprenderá a usar los cubiertos y comer adecuadamente.
  • En la medida de lo posible déjalo que pruebe lo que está comiendo el resto de la familia. Por lo general, muestran mucho mas interés en lo que comen los que están a su alrededor y aprende mucho más rápido a comer una gran variedad de alimentos.
  • Asígnales sus cosas para comer: plato, cubiertos, babero, vaso y úsalos cada vez que lo sientes a comer. Aprenden a relacionar estos utensilios con la hora de comer.
  • No uses técnicas como el avioncito que llega al aeropuerto, o el tren a la estación o el pajarito que viene volando para tratar de que coma cada bocado.
  • Tampoco uses los juguetes en la mesa como método de distracción para que coman. La hora de comer es de comer y compartir con la familia, no de jugar.
  • No lo persigas corriendo por toda la casa tratándole de darle de comer
  • Siéntalo en la mesa con el resto de la familia y no aislado en la cocina. Comer tiene un componente social importante. Déjalo que participe en la mesa con el resto de la familia.
  • No lo sientes frente a la TV para comer. Es uno de los hábitos que a largo plazo crea mayor obesidad. Por lo general, de esta forma comes mucho más de lo que necesitas
  • Dale a tu bebé una cuchara para que él/ella agarre mientras come y usa tu otra cuchara para darle la comida. La idea de que él/ella tenga la cuchara es que aprenda a usarla y no se enfrasquen en una guerra acerca de quien sostiene la cuchara.
  • No los alimentes a la fuerza solo crearas mayores conflictos a la hora de comer. Si se niega a comer lo hará más tarde, o mañana. Un niño al que se le ofrece alimento no morirá de hambre.


La hora de comer debe ser placentera para todos los que participan en la mesa. Es importante recordar que los padres somos un ejemplo para nuestros hijos, así que si queremos que coman sentados en la mesa y siguiendo un horario de comidas no podemos nosotros comer frente al televisor, a cada hora que nos provoque y en cualquier parte de la casa.

Recuerda que mantener un horario para la hora de comer y un ambiente tranquilo a la hora de la comida es tan importante como ofrecerles a nuestros hijos alimentos saludables. Mantén un ambiente positivo durante la comida y una conversación que fluya e involucre a los niños por más pequeños que sean, dale a todos una oportunidad de expresar sus comentarios y opiniones.

Según estudios recientes los niños que comen sentados en la mesa con el resto de la familia por lo general comen mucho menos entre comidas y son más propensos a comer frutas y vegetales. Por encima de todos los beneficios netamente alimentarios, comer en familia es una excelente oportunidad para conectar con tus hijos. Esta es una rutina que se va haciendo más importante de mantener a medida de que van creciendo los niños.

Suscríbete a mi blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Espero tus comentarios!

Dormir y comer: buenos hábitos desde el comienzo

Tagged Under : , , , , ,

Bebé Durmiendo

Bebé Durmiendo

Una amiga me comentó un día que cuando tuviera su segundo hijo cambiaría dos cosas en su manera de criarlo: se propondría enseñarlo bien a dormir y a comer porque su hija, ya de tres años, sólo comía comidas licuadas y sólo se podía dormir en compañía de mamá. Cuando me dijo esto yo pensé que prácticamente tendría que cambiar su forma de criar a sus hijos porque estos son algunos de los hábitos más importantes en nuestras vidas.

Estas dos necesidades, dormir y comer, son aspectos fundamentales en la crianza de un bebé y son esenciales por el resto de su vida, así que trata de empezar con buen pie y sobre todo con buenos hábitos. Mientras más temprano empieces con una rutina  y buenos hábitos probablemente más rápido lograrás tus objetivos.

Que un bebé duerma y coma bien no significa que duerma toda la noche y que coma mucho. Por el contrario, el estomago de un bebé es muy pequeño y no es sano que antes de los cuatro, cinco meses duerma toda la noche sin despertarse a comer.

Todo lo que hacemos regularmente se convierte en hábito, si lo que hacemos es positivo se convertirá en un buen hábito,  por el contrario si lo que repetimos constantemente es negativo se convertirá en un mal hábito. Es más fácil empezar con buenos hábitos que tener que cambiarlos más adelante.

Bebé comiendo vegetales

Bebé comiendo vegetales

Buenos hábitos alimenticios desde temprana edad, por lo general, conllevan a una vida sana como adultos. Si tus hábitos alimenticios no son los mejores este es un buen momento para empezar a cambiarlos. Recuerda que tu eres el mejor modelo para tu hijo y el beneficio será para los dos. Algunas sugerencias importantes

  1. Dale solo leche materna hasta los seis meses y una vez que incorpores los alimentos sólidos continúa con la leche materna por lo menos hasta el año.
  2. Los bebés necesitan comer frecuentemente y los niños en edad preescolar necesitan comer una gran variedad de alimentos
  3. Cuando empiece a comer sólidos prepara tu misma su comida y evita comprar las compotas ya hechas. Hacer al vapor vegetales y frutas es muy sencillo.
  4. Incorpóralo rápidamente (8 – 10 meses) a comer la comida que está comiendo el resto de la familia y déjale de prepararle comida especial para bebé.  Dale a probar de todo y ponle en su plato o bandeja un poco de lo que está comiendo el resto de la familia.
  5. No lo limites a un determinando tipo de comida, mientras más variado coma será mucho mejor. Acostúmbralo a probar nuevas texturas y sabores. No lo limites a comidas licuadas hay niños que prefieren variedad de texturas.
  6. Mantén una rutina con las comidas. Lo que quiero decir es que el bebé o niño debe tener horas para comer y debe hacerlo sentado en su sitio para comer. No debe estar picando y merendando todo el día y no debe estar comiendo y jugando o corriendo al mismo tiempo.
  7. Siéntense toda la familia junta a comer en la mesa. El aspecto social de la comida es muy importante y los niños tienden a comer mucho mejor cuando participan de este evento.
  8. Cuando salgas a un restaurante no lo acostumbres a comer la comida que ofrecen en el menú para niños por lo general es terrible y muy poco alimenticio. Pide un plato extra y ponle un poco de cada una de las cosas que están comiendo los que están participando de la comida.

Algunos aspectos importantes en cuanto a la dormida:

  1. Si un bebé duerme el tiempo necesario estará siempre mucho más relajado, de mejor humor y listo para aprender.
  2. Mantenle una rutina. Que sepa que la siesta se hace después de merendar, o después de pasear o después del colegio, cualquier cosa que sea pero que siempre sea igual. Es mucho más fácil para ellos entender que es hora de dormir y están mucho más dispuestos a colaborar. Lo mismo para la dormida en la noche, sigue una rutina.
  3. Respeta las horas de sueño de tu bebé y no lo saques a ir de compras justo cuando  le toca dormir, él estará de mal humor y tu no podrás hacer tus cosas.
  4. Prepara a tu bebé para la hora de dormir. Es decir, antes de acostarlo has cosas tranquilas como leer un cuento, rezar, hablarles en voz baja, apagar las luces. Es necesario crear un ambiente propicio para que se clame y se duerma. Déjale saber que es hora de dormir y que todos en la casa estarán durmiendo.
  5. No lo acostumbres a que se duerma donde sea y con tu presencia, debe dormir siempre en el mismo sitio y debe dormirse por sí solo.

¿Qué prácticas te han funcionado para que tu hijo coma y duerma bien?

Suscríbete al blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Lo mejor del Blog

By Dates