Criando hijos en una sociedad de consumo

Tagged Under : , , , , ,


Las pantallas son una droga para los niños

Las pantallas son una droga para los niños

“Teniendo todo y no apreciando nada: criando niños en una era de exceso”. Este fue el título de una presentación a la que asistí hace un par de semanas en el colegio de mis hijas. La presentación estuvo a cargo de un sicólogo infantil  llamado  Dr. Gary Lancelotta, quien tiene un doctorado en sicología infantil y tiene su práctica desde hace muchos años.

Lacelotta comenzó diciendo que los medios de comunicación son una droga, y como droga al fin son adictivos y difíciles de controlar o parar.

La televisión, ipads, computadoras, juegos de video, y todas esas pantallas a la que los niños de hoy en día están expuestos constantemente funcionan como una droga, a la cual se hacen cada vez más adictos. No podemos caer en la tentación de permitir que nuestros  hijos estén todo el tiempo frente a una pantalla. Es triste oír a tantos padres que dicen que así se quedan tranquilos y no fastidian.  Esta es una forma brutal de aislar a nuestros hijos del ambiente que los rodea y hacerlos más propensos a que les sea difícil socializar y comunicarse. Involucrate en la educación de tus hijos y dedícales tiempo.  (Ideas para compartir más con tus hijos)

Es increíble que los niños en Estados Unidos ven un promedio de 1.500 horas de televisión al año, eso incluye un estimado de entre 30.000 y 40.000 comerciales por año. Para tratar de disminuir el efecto de los medios  en los niños los especialistas recomiendan:

  • Limitar el tiempo frente a la televisión y monitorear lo que ven. Mantener la televisión y la computadora en un área común de la casa.
  • Explicarle a los niños en que consisten los comerciales  y cual es su propósito (que la gente compre)
  • Ayudar a los nos niños a entender el impacto que los medios tiene en ellos (porque les gusta las marcas que les gustan, como tratan de manipular la sicología de la gente, etc )
  • No enciendas la televisión o la computadora para matar el aburrimiento, enséñalos a ocupar su tiempo en otras cosas.
  • Cenen juntos en familia sentados en la mesa y sin encender la televisión.
  • Enséñales a tus hijos a hacer y crear no a gastar y comprar.
  • Hagan actividades en familia desde una edad temprana. Comprar una bicicleta es una cosa y salir todos a pasear en bicicleta es otra. Es una forma positiva de pasar tiempo juntos.
  • Cuando vayas de compras solo compra aquello que necesiten y enséñales que “no” significa “no”
  • Enséñales la diferencia entre lo que necesitan y lo que quieren
  • Dales responsabilidades. Una vez logradas les da mucha satisfacción.
  • Déjales tiempo libre a los niños para que jueguen con libertad
  • Trabaja con tus hijos en actividades como voluntaria.
No des regalos sin ningún motivo

No des regalos sin ningún motivo

Otro de los puntos importantes que resalto el especialista fue:

No des a tus hijos regalos sin ningún motivo o peor aún no lo hagas por razones totalmente equivocadas.

Lancelotta hablo de la cantidad de padres que regalan cosas materiales a sus hijos porque se sienten con remordimiento de conciencia por no compartir tiempo con ellos: o peor aún, aquellos que regalan porque se porto bien, obedeció o saco buenas notas. Recordemos que estas son las responsabilidades de nuestros hijos y por ello no debemos recompensarlos materialmente; si lo hacemos estamos distorsionando el mensaje. Recuerda además que estas conductas son cada vez más marcadas y cada vez pedirán cosas más caras o más dañinas.

Algunas estadísticas que comentó el especialista sobre estudios recientes fueron realmente impresionantes:

  • 93% de la jóvenes adolecentes dijeron que salir de compras es su pasatiempo favorito
  • Niños entre 12 y 19 años gastaron en 2002 $155 billones de dólares de su “propio dinero” (Las mesadas o pagos que les dan los padres)
  • 62% de adolecentes entre 12 y 13 años dijeron que comprar algunos productos los hace sentirse mejor acerca de ello mismos.

Es importante que nos convenzamos que lo material no nos hace realmente más felices ni a nosotros ni a nuestros hijos y que los adultos somos un modelo de los hábitos de consumo y compra de nuestros hijos.

Regalos Navidad

Regalos Navidad

Esto me hace pensar acerca de la locura de la navidad con los regalos. Los niños reciben muchísimos regalos (los de santa o el Niño Jesús, de los padres, los abuelitos, los tíos, los padrinos, etc, etc)  que abren uno tras otro sin ni siquiera apreciar lo que les están regalando. Quedan todos los regalos tirados en el suelo y quizá le interesa uno de ellos o inmediatamente se va a hacer otra cosa.

Hace unos años pusimos reglas en nuestra casa para tratar de reducir el número de regalos que reciben nuestras hijas en diciembre. La regla es: sólo lo que trae Santa, que por lo general son 2 regalos por niña. (Por supuesto, siempre se nos escapa alguien que llega con regalo, pero por lo menos la familia sabe que no pueden llegar con regalos y más regalos). Cuando sean grandes tus hijos no se acordaran de los regalos que recibieron en navidad si no de como lo celebraban.  Has de la navidad una celebración para recordar.

De hecho el otro día leí una historia de una familia que decidió con los hijos ya adolecentes que el regalo de navidad sería un viaje en familia, lo hicieron así y a todos les encantó,  ahora se convirtió en tradición. Pasar unos días juntos compartiendo en familia y no días de compra y estrés para hacer todos los regalos que tenemos de “compromiso”.

Otra cosa que puedes hacer es que cuando celebres el cumpleaños de tu hijo/hija déjale saber a los invitados que no tienen que llevar regalo o si quieres puedes decirles que el regalo que pensaban hacer lo donen a una institución que se dedique al cuidado de niños pobres.

Una de las mamás presentes en la conferencia comentó que una vez su hijo le dijo que estaba aburrido y que no tenia con que jugar (con todo un cuarto lleno de juguetes). Pues a la mamá le dio tanta rabia que escondió todos los juguetes preferidos del niño en un closet por varios días. El niño por supuesto lloro varios días por sus juguetes, hasta que la mamá después de hablar con él y dejarle saber lo triste que se sentía de que no apreciaba todo lo que tenía le saco de vuelta los juguetes. Ella comento que él ya no dice que está aburrido y ahora se queda mirando los juguetes y dice estoy tratando de decidir con cual jugar pero no estoy aburrido.

¿Qué otras sugerencias se te ocurren que puedas compartir con nosotros para evitar el exceso de uso de pantalla o para que los niños aprendan a disfrutar y apreciar lo que tienen? Gracias por tus comentarios!

Suscríbete a Blog Para Mamas (RSS | E-mail) y recibirás los artículos tan pronto sean publicados. Gracias y que pases una feliz semana.

Comments:

Post a comment

Lo mejor del Blog

By Dates