A dormir bebé

Tagged Under : , , ,

Rutina y buenos hábitos para irse a la cama sin protestar
Bebe durmiendo

Bebe durmiendo

La dormida es probablemente uno de los temas más consultados por las mamás y la respuesta universal que recibes es que cada bebé es distinto y cada uno tiene su patrón de sueño y sus propias necesidades. Eso es muy cierto pero también se puede educar y entrenar al bebé para que aprenda a dormirse por sí solo y a dormir toda la noche cuando sea suficientemente maduro a nivel físico y mental para hacerlo.

Primero que todo tienes que estar mentalmente preparada, o quizás nunca estés, para entender que es normal despertarte varias veces en la noche para alimentar a tu bebé recién nacido. No importa si le das pecho o biberón, te toca pararte varias veces en la noche por lo menos por los primeros cuatro o seis meses.

Hasta ahora no se ha comprobado, como se cree comúnmente, que los bebés alimentados con leche de  fórmula duermen más que los de pecho. Tampoco se te ocurra, como te aconsejará mucha gente, meterle cereal en el tetero o biberón de la noche para que aguante más horas dormido, lo único que lograras es llenar a tu bebé de calorías vacías que no necesita y que a la larga solo pueden estimular su gordura y/o obesidad.

Ten claro que por un tiempo tendrás que despertarte varias veces en la noche para alimentar a tu bebé que todavía necesita comer cada cierto número de horas. Este es uno de los cánones que tenemos que pagar por la llegada de nuestro querido hijo/hija. Hay bebés (la minoría) que a temprana edad, dos, tres o cuatro meses, desarrollan una buena rutina de sueño y duermen en la noche por muchas horas seguidas. Sin embargo, a la mayoría hay que entrenarlos o enseñarlos a dormirse por sí solos y a que se vuelvan a dormir por sí mismo en caso de que se despierten durante la noche.

Consistencia en la rutina

El baño es parte de la rutina

El baño es parte de la rutina

Buenos hábitos y una rutina que se cumpla a diario es lo más importante para lograr que tu hijo/hija duerma bien. La rutina hace mucho más fácil la vida para todos. El/ella sabe lo que pasa cada noche antes de irse a dormir y no pondrá resistencia, seguirá su rutina paso a paso y se dormirá tranquilamente y sin llorar o pelear. Cada familia tiene su rutina y en muchas familias comienza hasta una hora o más antes de irse a dormir. La rutina de la noche por lo general incluye: bañarse, ponerse el pijama, leer, cantar  y para algunos rezar.

La consistencia en la rutina es lo más importante y esto tiene que empezar desde que son bebés. Si tu hijo bebé tiene problemas durmiéndose no pienses que cuando esté en edad preescolar y pase a la cama aprenderá a dormir. Las dificultades del sueño cambian de forma mientras el niño crece. Los llantos nocturnos de bebé pasan a ser suplicas y negociaciones interminables.   

 

Como establecer una rutina

  • Fija horas específicas para que el bebé o el niño se vaya a dormir por la noche, para que haga la siesta, para las comidas y la merienda.  Se consistente con estas horas.   
  • Crea en la habitación un ambiente apropiado para dormir, tranquilo, relajado, con luces bajas o apagadas. Recoge el cuarto y déjalo ordenado. Unos 30 minutos antes de acostarlos incluye en la rutina un periodo de tranquilidad.
  • Acuesta a tu hijo de una forma cariñosa dejándole saber todo lo que lo quieres y lo importante que él/ella es para ti.

Mi rutina con mis hijas

Mis hijas ya tienen 3 y 5 años pero desde que nacieron han tenido rutina de la noche, ha cambiado un poco  con el tiempo pero la esencia es la misma.

A las 6:00 PM se meten a bañar, largo y relajado (disfrutan mucho del baño), luego se ponen la pijama y las pantuflas, se secan un poco el cabello  y nos sentamos todos a cenar aproximadamente a las 6:45 (tips para la hora de la comida).  A las 7: 15 se levantan van nuevamente al baño, a hacer lo que necesiten hacer y a cepillarse los dientes. Luego hacemos besos cruzados, que no es más que darnos besos todos, unos con otros, las niñas a nosotros, nosotros a las niñas y las niñas entre ellas. Luego Andrés lleva a una de ellas a su cama y yo a la otra. Allí, con la luz apagada,  rezamos y damos gracias. Aprovechamos también este momento para hablar de algo importante que haya pasado en el día o para decirles lo mucho que las queremos.  Luego salimos del cuarto y hasta la mañana siguiente.

Aunque no existe una forma única de criar a un niño/niña con buenos patrones de sueño, la clave es establecer, desde una temprana edad, rutinas saludables para dormir.

Espero que te sirva mi guía para establecer una rutina  que le funcione a tu hijo y si tienes una que te funcione compártela con nosotros. Gracias!

Suscríbete a mi blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Comments:

Post a comment

Lo mejor del Blog

By Dates