Remedios caseros

Remedios Caseros

Remedios Caseros

Los “remedios caseros” o “recetas de la abuela”, existen desde tiempos remotos y estos remedios han sido y seguirán siendo muy efectivos para mejorar y solucionar problemas comunes de salud. El interés de la sociedad por lo natural está afortunadamente creciendo y, así, se están recuperando antiguas recetas que durante miles de años han ayudado a la salud de las personas. Existes diferentes hierbas y alimentos que por su composición tienen propiedades curativas y a continuación te recomiendo algunas de las recetas de familia que han funcionado generación tras generación.

Miel y limón para subir las defensas y evitar las gripes y resfriados

Esta receta se debe usar después de que el niño haya cumplido por lo menos un año y sobre todo cuando comienzan el colegio que es cuando más se enferman de gripe y resfriado común. Mezcla miel y limón a partes iguales y cada mañana dale una cucharada a tu hijo. Esto debes hacerlo con mucha disciplina, es decir todos los días, y por mucho tiempo, hasta por un año seguido para mantener las defensas altas. El jugo del limón es rico en vitamina C por lo que no solo aumenta las defensas pero disminuye toxicidad y reduce la duración de la enfermedad. Acuérdate que como funciona es tomándolo todos los días.

Rábano, cebolla morada, jengibre y miel para aflojar la tos seca.

Rabano - Jarabe para la tos

Rabano - Jarabe para la tos

Esta receta se debe usar después de que el niño haya cumplido por lo menos un año. Muchas veces las toses son difíciles de curar y los niños pasan semanas y hasta meses con tos. En un frasco de vidrio mezcla rábano picado en ruedas muy delgaditas, cebolla morada picada en ruedas muy finitas, jengibre rayado y miel.  Para una cebolla morada puedes cortar unos seis u ocho rábanos y rayar un pedacito de jengibre que puede ser más o menos del tamaño de medio dedo. Una vez tengas estos ingredientes en el frasco agrega la miel hasta que se cubran todos los ingredientes. Apenas sientan que el niño tiene tos comienza a darle una cucharadita de este jarabe por lo menos tres veces al día. Pareciera que el sabor del jarabe debe ser terrible pero la combinación de los ingredientes con la miel lo hace bastante placentero para los niños. La forma mas fácil para mí de darle el jarabe a mis hijas es utilizando un gotero de 5 mililitros y dárselos igual que Tylenol o Motrin. 

Vick Vaporub o crema de tomillo frotada en la planta de los pies y en el pecho y la espalda para calmar la tos y lograr que tu bebé pase una noche más serena. 

Cuando tu bebé no para de toser en la noche frótale la planta de los pies con Vick Vaporub o crema de tomillo y ponle unas medias o calcetines. Frótale también la espalda y el pecho.

Meterlos en un baño con vapor para aliviar la tos.

Si tu hijo/hija no para de toser con una tos seca y encajonada, prende la ducha con el agua bien caliente, cierra la puerta del baño y mantenlo allí en el baño (no en el agua) respirando todo el vapor y la humedad. Esto lo ayudará a aliviar la tos.

Orégano orejón para dolor de oídos/otitis y dolor de garganta.  

Remdio casero para oidos

Remdio casero para oidos

Lavas muy bien las hojas de orégano orejón, las secas y las pones a cocinar en baño María. Después exprimes muy bien las hojas para sacar el zumo-extracto y lo colocas en un gotero. Le aplicas al niño 3 góticas en cada oído. Esto les ayuda a aliviar el dolor de oído y curar la otitis. Para el dolor de garganta puedes hacer un te con las hojas del orégano orejón y se lo das para tomar.

Leche materna para conjuntivitis y congestión. (Ver otros usos de la leche materna)

Esta receta la puedes usar con recién nacidos y niños mas grandes. Sácate de forma manual o con un tira leches un poco de leche, colócala en un gotero y le aplicas un para de góticas en los ojos o en la nariz dependiendo de lo que tenga el bebé. Si el bebé tiene la nariz aguada o está congestionado puedes ponerle dos o tres gotas en cada fosa nasal varias veces al día. En caso de que tenga conjuntivitis o los ojos irritados puedes ponerle 2 o 3 góticas en cada ojo unas tres veces al día o más. No hay ningún problema en poner la cantidad que consideres necesaria esto no tiene ningún efecto secundario. Recuerda que la leche materna contiene anticuerpos de la madre que pueden ayudar al bebé a evitar y mejorar infecciones.

Gotas de agua salina, humidificador y cuna levantada para la nariz tapada y congestión en general.  

Cuando tú bebe tenga gripe o esté congestionado ponle gotas de agua salina en cada fosa nasal y con un saca mocos o tira mocos sácale todo lo que puedas hasta que ya no tengas nada que halar. El bebé llorará pero luego comerá y dormirá mucho mejor. En caso de congestión también puedes poner un humidificador en su dormitorio que le ayudara a respirar mejor.

Una técnica que también funciona muy bien es levantar la parte de la cuna donde tienen la cabeza para que con una posición más elevada les ayude a respirar mejor. Para levantar la cuna puedes poner dos libros gruesos debajo de las patas de la cuna del lado donde va la cabeza del bebé.

Azúcar en la boca cuando se rompen

Si tu bebé se rompe la boca y le sangra un poco ponle inmediatamente azúcar para pararle el sangramiento. Esta receta lo puedes aplicar después de que el bebé haya cumplido por lo menos seis meses. Trata de no poner más azúcar de lo necesario para parar la sangre porque a ellos les encanta y piden más y más.

Palitos de zanahorias y apio (celery) pelados, lavados y congelados para la molestia por la salida de los dientes.

Remedio para dolor de las encias

Remedio para dolor de las encias

Si a tu bebé le duelen las encías por la salida de los dientes lo puedes ayudar a calmar el dolor dándole para que muerda unos palitos de zanahoria o apio (celery) previamente lavados y congelados. Puedes cortar varias zanahorias y apios y mantenerlos en el congelador guardados en bolsitas plásticas. Cuando se derritan deséchalas y dales un nuevo palito congelado.

Agua de ciruelas pasas para ayudar a un bebé de menos de seis meses que esté estreñido

Pon en una olla a calentar un vaso de agua con unas 4 o 5 ciruelas pasas. Cuando la ciruela ya se haya ablandado y el agua este marrón (sin la fruta deshecha) pasa el agua por un colador y dásela a tu bebé en una botella o biberón. Si el bebé ya tiene más de seis meses puedes triturar parte de la fruta y dársela con una cucharita. Esto lo ayudará a evacuar más fácilmente.

Estoy segura que tú también tienes recetas caseras o de la abuela que te funcionan muy bien para curar algunas molestias habituales de los niños. Nos encantaría que compartieras con nosotros esas recetas familiares que te ayudan en tu vida cotidiana. Muchas gracias!

Suscríbete a mi blog (RSS | E-mail) y recibirás mis artículos tan pronto los escriba.  Gracias y que pases una felíz semana.

Bookmark and Share

Comentarios:

Publica tu comentario